Opinión

Opinión

Noticias Relacionadas
 No hay Notas Relacionadas
—LA CULTURA DE LA TRANSPARENCIA

Por : Manuel Tello Zapata 

Con gran éxito se realizó ayer en la Plaza Cívica de Chilpancingo, el primer Festival “Unidos combatiendo a la corrupción”, que fue inaugurado por el contralor General del Estado, Julio César Hernández Martínez.
Se trata de un esfuerzo donde participan todas las dependencias del gobierno del estado, que instalaron sus respectivos stands de información para que toda la ciudadanía interesada, pudiera acceder con transparencia a la información que requieren de cada dependencia.
Durante la jornada se presentaron diversos espectáculos y conferencias, talleres, cursos, concursos y juegos relativos a fomentar la cultura de la transparencia.
Julio César Hernández anunció que este festival se presentará en todas las regiones del estado, en municipios como Tecpan, Ometepec, Iguala, Taxco, Coyuca de Catalán, Chilapa y Tlapa, entre otras ciudades.
El contralor General reiteró el gran interés del gobernador del estado Ángel Aguirre Rivero, para hacer una administración honesta, transparente y de mucha información para que la sociedad en general, tenga la certeza de que se está haciendo buen uso de los recursos.
La plaza cívica capitalina se vistió de fiesta ayer, porque fue un evento que no solamente manejó el tema del combate a la corrupción y la lucha por transparentar los recursos, en forma oficial a través de las dependencias que instalaron sus espacios informativos. Los eventos atrajeron también la atención de cientos de jóvenes, que seguramente son parte de la cultura por la transparencia y la lucha contra la corrupción oficial.
RACIONALIZAR LOS RECURSOS AL CAMPO
Al participar ayer en la sesión del consejo directivo del Consejo Agrario Permanente (CAM), el diputado local Bernardo Ortega Jiménez señaló la necesidad de adaptar las políticas públicas destinadas al campo, para atender los requerimientos de los productores agrícolas para combatir realmente la pobreza en el campo.
Al foro asistieron casi mil integrantes del CAM y organizaciones campesinas, a quienes el también presidente de la Comisión de Gobierno del Congreso local, les reiteró que los productores agrícolas deben organizarse para que nuestra entidad avance: para que mejore el sustento de las familias campesinas.
El legislador conoce la problemática del medio rural porque procede de una familia de productores agropecuarios. Por otra parte, su experiencia legislativa le ha permitido hacer un buen papel como líder del Congreso local, donde se espera que la presente legislatura mejore en todos los aspectos el trabajo que hicieron sus antecesores, trabajo que dejó mucho que desear por falta de un liderazgo acertado.
EL CAMBIO DE PODERES.
A unas horas de que termine el gobierno del presidente de la República, Felipe Calderón Hinojosa, el ambiente político en todo el país comienza a entrar en cierta ebullición ante los movimientos que preparan los grupos leales al ex candidato presidencial de las izquierdas, Andrés Manuel López Obrador, quien no reconoce nuevamente y como ya es costumbre en él: Su derrota en las urnas.
Una de las incógnitas que se espera despejar el primero de diciembre, es la conducta que adoptarán los diputados federales y senadores del PRD, durante la toma de protesta y cambio de la banda presidencial que se llevará a cabo en el Palacio Legislativo. Hace seis años el desmadre fue superior y en cierta forma había razones para que explotara la inconformidad, porque Felipe Calderón le ganó al “El Peje” por una nariz.
Hoy es diferente. Los casi tres millones de votos que le sacó de diferencia Peña Nieto a López Obrador, permiten ver que el triunfo del priísta fue claro. Obviamente, El Peje le busca en cada rincón para no aceptar su derrota. Primero argumentó que hubo fraude en las urnas: se abrieron las casillas y no hallaron nada.
Después denunció que hubo compra de votos, cinco millones en total, algo de lo cual no aportó pruebas reales y por lo contrario, sólo hizo el ridículo con sus borregos y gallinas que llevó ante el TRIFE. De todas formas, las huestes pejistas la van a hacer de tos y seguramente habrá movilizaciones anti Peña Nieto en muchas ciudades del país.
El cambio de gobierno le abre al PRD una oportunidad para que sus dirigentes y legisladores marquen su territorio con respecto a López Obrador. Asumiendo una actitud institucional de respeto al cambio de poderes y entrando a la negociación política, se alejarán de la política barata de exabruptos que practican los pejistas. Lo cierto es que salvo algunos gritos y recordatorios familiares por parte de los miembros de MORENA, no habrá desmanes y empujones como hace seis años, en el Congreso federal por el cambio de poderes.
manueltello2002@yahoo.com

Copyright: Diario 21