Edicion : 8430 viernes, 23 de junio de 2017 Edicion Archivada

Opinión


Por : Teodoro Rentería Arróyave 

A Tiempo

MADRID, ESPAÑA. De ninguna manera somos monárquicos, ello no evita que reconozcamos que nos encontramos con el Rey Felipe VI, a un hombre afable, democrático y que supo compartir con el escritor catalán, Eduardo Mendoza Garrigas, “Premio Cervantes” 2016 y los 101 invitados más al almuerzo en el Palacio Real, previo a la entrega del codiciado galardón.
También el haber destacado que, el idioma de Cervantes es un patrimonio común que nos une en la cultura a ambos lados del Atlántico y que encuentra en la literatura el refugio idóneo para su posteridad.
A mitad de la gran mesa, Felipe VI y enfrente, la reina Letizia, a su lado derecho el homenajeado; en cuanto al monarca a su lado izquierdo el ministro de Educación, Cultura y Deporte, Íñigo Méndez de Vigo, enseguida la secretaria de Cultura de México, María Cristina García Cepeda, después de cuatro lugares, fuimos colocados, en otros sitios los ocho queridos y respetados colegas que integramos el Jurado del Premio en Lengua Castellana, “Miguel de Cervantes”. Tal distinción se la debemos a mi país y desde luego a la Federación Latinoamericana de Periodistas, FELAP. 
Queremos dejar constancia del discurso integro del Monarca, que fue conciso y transcendente, pronunciado en el almuerzo ofrecido  a los representantes del mundo de las letras: “Un año más, en la antesala de la entrega del gran Premio de las letras hispánicas, la Reina y yo nos sentimos felices y orgullosos en compañía de tantos hombres de las letras, de la cultura, y os damos a todos nuestra bienvenida más cordial a este Palacio Real. La Corona está plenamente comprometida con la cultura; y hoy, ante el mundo de las letras, y nuevamente en memoria de nuestro autor más universal, se une a su homenaje anual y a honrar también al dignísimo merecedor del Premio que lleva su nombre.
La historia, la fuerza y la proyección de nuestro país y de las demás naciones hispanohablantes se engrandecen sobre el patrimonio común del español, que nos une a ambos lados del Atlántico y que encuentra en la literatura el refugio idóneo para su posteridad. En los libros, el español se vuelve una y otra vez sólido y contemporáneo, y nos permite disfrutar de sus valores -que son los nuestros-, y comprender mejor lo que somos, lo que representa nuestra cultura para el resto del mundo. Por eso decimos, con palabras de otro premio Cervantes, Francisco Ayala, que ‘la patria del escritor es su lengua’.
Gracias a ese legado escrito, que no deja de crecer con vuestro talento y el del resto de los grandes autores de la literatura castellana, siempre encontramos nuevas razones para sumergirnos en la riqueza de nuestro idioma, y para disfrutar con obras que nos trasladan a otros mundos o nos iluminan al nuestro, nos enseñan y nos transforman, y nos hacen, en definitiva, ser un poco más sabios, un poco más felices.
Brindo hoy y os invito a hacerlo por Eduardo Mendoza, insigne Premio Cervantes 2016, por tantos momentos de lectura sonriente y aguda, y por el futuro del potencial inagotable de la literatura en castellano que nos hace sentirnos orgullosos de lo que tenemos, de lo que fuimos y de lo que, estoy seguro, seremos
Desde Cervantes, el humor es seña de grandes momentos de la literatura española. No es casualidad, en una nación que es cuna de buen humor -que como el Quijote, ha sabido abrazarse al humor incluso en momentos de dificultad-, no es casualidad digo, que encuentre en la obra cervantina su estandarte y el espejo al que mirarse para reconocerse.
Verdaderamente, no deja de asombrarnos la actualidad de la obra de quien presta su nombre a los premios que ahora -y mañana-, nos congregan, y la manera en que muchos escritores logran empaparse de su influencia para dotar a sus libros de un ingenio afilado y de un carácter renovador. También, como saben, Cervantes fue renovador y reinventor de nuestra novela, abriendo una senda enriquecedora por la que otros han podido transitar descubriendo universos literarios inhóspitos y fecundos.
En una de esas sendas hemos tenido la suerte de encontrarnos con la literatura de Eduardo Mendoza, nuestro galardonado este año con el Premio Cervantes. Con su manera singular de expresarse y de narrar historias, Eduardo Mendoza se ha convertido en autor de éxito dentro y fuera de nuestras fronteras, obsequiándonos con horas y horas de entretenimiento y diversión.
Desde su estreno en 1975 con ‘La verdad del caso Savolta mostró una capacidad extraordinaria para atrapar al lector con una mirada que es, al mismo tiempo, ilustrada y humorística, inherentemente cervantina. En toda la obra de Eduardo Mendoza se cumple aquello que sentenció Mark Twain: `la raza humana tiene un arma verdaderamente eficaz: la risa.` Con ella nos desarma a sus lectores el extraterrestre que busca a Gurb, o aquel anónimo y extravagante detective, o el comandante Horacio Dos, sin que eso haga de sus obras algo simple o intrascendente: hay también una semblanza de nuestro tiempo y de nuestro país subyacente a su popular hilaridad.
Queridos amigos, brindo hoy y os invito a hacerlo por Eduardo Mendoza, insigne Premio Cervantes 2016, por tantos momentos de lectura sonriente y aguda, y por el futuro del potencial inagotable de la literatura en castellano que nos hace sentirnos orgullosos de lo que tenemos, de lo que fuimos y de lo que, estoy seguro, seremos”
También asistieron los alcaldes de Madrid, Manuela Carmena, y Alcalá de Henares, Javier Rodríguez, el director del Instituto Cervantes, Juan Manuel Bonet, los directores de la Real Academia Española, Darío Villanueva, y de la Academia de la Historia, Carmen Iglesias.
Hoy estaremos en la ceremonia del entrega del Premio en la Universidad de Alcalá de Henares, hasta entonces, sin dejar de insistir en lo dicho: “el español es patrimonio común.
Periodista y escritor; Presidente del Colegio Nacional de Licenciados en Periodismo, CONALIPE; Secretario de Desarrollo Social de la Federación Latinoamericana de Periodistas, FELAP; Presidente fundador y vitalicio honorario de la Federación de Asociaciones de Periodistas Mexicanos, FAPERMEX, miembro del Consejo Consultivo permanente del Club Primera Plana y Académico de Número de la Academia Nacional de Historia y Geografía, ANHG. Agradeceré sus comentarios y críticas en teodoro@libertas.com.mx, teodororenteriaa@gmail.com Nos escuchamos en las frecuencias en toda la República de Libertas Radio. Le invitamos a visitar: www.felap.info, www.ciap-felap.org, www.fapermex.mx, y www.clubprimeraplana.com.mx 

Copyright: Diario 21

e-Paper

VER ACERVO