Edicion : A domingo, 17 de diciembre de 2017 Edicion Actual

Opinión


Por : Antonio León 

Palabrerío

Dubitativo, camino acompañado por pensamientos extraños, no logro olvidar ni aunque sea por un momento la situación de mi pobre municipio, envuelto en las llamas de la intolerancia, la ineptitud y la corrupción. Con la violencia  tan eficaz para poner de rodillas al gobierno sin imaginación ni brújula, me conmueve el electorado siempre mártir, convencido por los discursos vacuos de sus candidatos, dispuestos ya para el próximo 2018 a apoyar sin mesura ni cordura a candidatos impuestos por la alta burocracia de los partidos. Pan y circo para el pueblo, lo malo es que en la actualidad ya nada más es circo, el pan nunca llega, el hambre siempre está ahí, disimulada por la verborrea de los que habrán de gobernarnos sin misericordia alguna para hacerse del dinero de los pobres.
“SUEÑAN LAS PULGAS con comprarse un perro, y sueñan los nadies con salir de pobres, que algún mágico día llueva de pronto la buena suerte, que llueva a cántaros la buena suerte; pero la buena suerte no llueve ayer, ni hoy, ni mañana, ni nunca; ni en llovizna cae del cielo la buena suerte, por mucho que los nadies la llamen, y aunque les pique la mano izquierda, o se levanten con el pie derecho, o empiecen el año cambiando de escoba. Los nadies, los hijos de los nadies, los dueños de nada. Los ningunos, los ninguneados, corriendo la liebre, muriendo la vida, jodidos, rejodidios. Los nadies, que no son aunque sean; que no hablan idiomas sino dialectos; que no profesan religiones, sino supersticiones; que no hacen arte, sino artesanías; que no practican cultura, sino folklore; que no son seres humanos, sino recursos humanos; que no tienen cara, sino brazos; que no tienen nombre, sino número; que no figuran en la historia universal, sino en la crónica roja de la prensa local. Los nadies, que cuestan menos de lo que vale su voto”(Eduardo Galeano).
LA MUJER HA TENIDO QUE REMAR contra corriente en una sociedad que privilegia como objeto de consumo a la propia mujer. Antes de sus cualidades intelectuales o sus habilidades manuales, se les ve de arriba abajo para valorar sus atributos físicos en lugar de cualquier otra característica. Hasta en política se puede observar esta selección de la mujer como objeto de consumo. Paradójicamente, no son pocas las mujeres que utilizan provocativamente su atractivo visual para obtener un puesto en el sector público o privado, lo cual obstaculiza su avance sociopolítico en términos generales. Un ejemplo se puede observar en la jovencita de 24 años de edad, Kristal Tovar Aragón,  que fue diputada federal plurinominal del PRD por el estado de Chihuahua, con apenas estudios de bachillerato, sin ningún mérito político ideológico o de liderazgo, pero sí poseedora de un cuerpo espectacular el cual medio cubría con unas minifaldas que no dejan nada a la imaginación, si se hubiera presentado sin esos atributos físicos pero con el mismo perfil académico y político que posee, seguramente no le hubieran regalado el espacio legislativo que ocupó.
En el campo de la política nacional, uno de las limitantes que encuentra la mujer para desarrollarse integralmente en este ámbito, es que esta actividad fue diseñada por los hombres para beneficio de un grupo privilegiado de este sexo, que busca por todos los medios conservar el poder que ya tiene, y para ello necesita de la sumisión de las masas, pero fundamentalmente de las mujeres, porque son el primer elemento en el hogar que transmite información a los humanos, es decir, que las madres son las primeras que dan educación a sus hijos, de esa manera si una madre es sumisa sus hijos por regla general  lo serán. El hombre busca el poder para someter, vivir con privilegios que la mayoría no tiene y sojuzgar al pueblo para disfrutar del perverso privilegio de ser el que manda sobre las vidas de las masas a su retorcido arbitrio. Y la mujer, ¿para qué querrá el poder?, si es para lo mismo que los hombres entonces su lucha es mezquina e intrascendente.
VERSOS PARA UNA GORDITA: Me gusta tu figura/ a máxima expresión/ me gusta si me amas/ ya cursi o con pasión. A ti nada te falta/ a mi nada me sobra/ eres medida exacta/ que extingue mi zozobra. Me gusta si te enojas/ si digo: mi gordita/ y luego me contestas/ de amor estoy llenita. Me gustas como eres/ de geografía infinita/ felicidad me diste/ de forma redondita. Me gustas por que sí/ no sé cómo explicarme/ yo solo sé que al verte/ no dejas de gustarme.
Hasta el próximo martes
palabreriogro@hotmail.com

Copyright: Diario 21

e-Paper

VER ACERVO