Edicion : 8581 viernes, 24 de noviembre de 2017 Edicion Actual

Iguala


Por : Ma. De Jesús Salagado E. 

Entregan reconocimiento al homenajeado Rodolfo Soto Rivera

Inician cronistas ciclo de conferencias en el Museo

El historiador Guillermo de la Cruz Issa, dictó la conferencia “Biografía de Luis Gonzaga Vieyra”, quien fue una persona célebre en el municipio, por haber ordenado la plantación de 32 tamarindos en el zócalo de la ciudad
 
Iguala, Gro., Noviembre 13.- La tarde-noche de este viernes, Guillermo de la Cruz Issa, presidente de la Asociación de Historiadores y Cronistas de Iguala, A.C. (AHyCI), dictó la conferencia “Biografía de Luis Gonzaga Vieyra”, en el Auditorio Vicente Guerrero del Museo de la Bandera y Santuario de la Patria, como parte de un ciclo de pláticas que se realizarán a lo largo de estos días.
A este ciclo de conferencias le dieron el nombre de “Rodolfo Soto Rivera” por la destacada participación y apoyo que ha tenido este escritor para la cultura y la historia en nuestra ciudad. 
De la Cruz Issa compartió con imágenes y una larga investigación acerca de Luis Gonzaga Vieyra, comentando que fue una persona célebre en Iguala por haber ordenado la plantación de 32 tamarindos en el zócalo del centro de la población el 21 de abril de 1832, aspecto que originó la denominación de “la tamarindera” ciudad de Iguala. Existía la versión de que era originario de esta población, pero se confirmó que nació el 9 de mayo de 1796 en Acámbaro, Guanajuato.
En su juventud ingresó al ejército realista de la corona española el 29 de junio de 1814, alcanzando después el grado de teniente y se le otorgó el mando de Comandante de la Compañía de Infantería de Urbanos de Acámbaro.
En 1820 solicitó su baja del ejército y se le concedió, a fines de ese año fue invitado por Agustín de Iturbide para que lo apoyara en su nueva comisión militar como comandante del Sur, lo cual aceptó y se trasladó a Iguala donde residía Iturbide. Decidió quedarse a vivir en Iguala debido a que el párroco del lugar era su tío, el presbítero José María Vieyra. Se integró al Ejército Trigarante que formó Iturbide y al consumarse la independencia siguió su estancia en Iguala.
En 1829 es invitado a formar parte como Magistrado de la Primera Sala del Tribunal en Tlalpan, puesto que desempeñó y estableció relaciones políticas con personajes importantes de la ciudad de México.
En 1832 es designado Comandante Militar de Iguala y participa posteriormente en 1833 en un intento por detener a Santa Anna y a Lorenzo de Zavala en Toluca. Al no lograr su objetivo el grupo que encabezaba fue desterrado del Estado de México por seis años, junto con Mariano Ortiz de la Peña, Matías Carranco y otros más.
En 1835 reingresa a la actividad política y promueve la denominación a la población como ciudad de Iguala de Iturbide y la autorización de una feria, lo cual fue concedido por el Congreso del Estado de México el 2 de junio de ese año. 
En la etapa centralista fue invitado por Santa Anna para ocupar el cargo de Gobernador del Departamento de México en 1837, ocupándolo hasta 1843, teniendo algunas interrupciones por enfermedad o licencia. 
Cabe mencionar que el 30 de octubre de 1841 se le otorgó el grado de General de Brigada. Al terminar su gestión de gobernador regresa a Iguala y estuvo presente en el sepelio de su tío José María, quien falleció el 11 de octubre de 1843. Siguió ocupando la titularidad del destacamento militar en Iguala y en 1854 le correspondió recibir en su casa a Santa Anna que hacía el recorrido para Acapulco y enfrentar a Juan Álvarez por motivo del Plan de Ayutla. Poco se sabe de los años posteriores y existe un dato que menciona su fallecimiento el 4 de febrero de 1856, desconociendo el lugar del deceso y entierro.
Durante la década de los treintas una calle principal de Iguala llevó su nombre y en los cincuentas se le cambió por el de Adolfo Ruiz Cortines, teniendo en la actualidad el nombre de Avenida Bandera Nacional, la cual le fue otorgada el 2 de mayo de 1986.
Al final el exponente de la conferencia propone al Cabildo Igualteco para que sea renombrada una calle con el nombre de Gral. Luis Gonzaga Vieyra y hacer un justo reconocimiento para este ilustre personaje que forma parte de la historia de Iguala, Hoy solo hay un monumento con su imagen y el dato de la plantación de los 32 tamarindos en el zócalo, que fue colocado durante la celebración del primer centenario de tan importante hecho. 
A dicha conferencia asistieron diversas personalidades del mundo de la historia y la cultura como Ninfa Mendoza de Albarrán, directora del Museo de la Bandera y Santuario de la Patria; Felipe Ramírez Liborio, de la Preparatoria No. 32 de la UAGro; el homenajeado Rodolfo “Chino” Soto Rivera y su familia; la síndica administrativa, Leticia Márquez Ocampo; la regidora de Participación Social de la Mujer, Martha Todd Mena; el director de Cultura municipal, Héctor Ceballos Hipólito; Florencio Benítez González; Julio César López Uriza, Luis Cariño Preciado; Catalino Macedo Wences; Epifanio Martínez y Gunel Naghiyeva, diplomática de la República de Azerbaiyán, entre muchos otros más. Terminada la participación del ponente, se dio paso a las preguntas y respuestas que los presentes tuvieran para solventar las dudas que tuvieran.
Finalizado el acto, las autoridades presentes e integrantes de dicha asociación, entregaron el merecido reconocimiento al homenajeado.

Copyright: Diario 21

e-Paper

VER ACERVO