Edicion : 8581 viernes, 24 de noviembre de 2017 Edicion Actual

Opinión


Por : Roberto Santos 

Zona Cero

Nuevos operativos de reforzamiento en la ruta Chilpancingo-Chilapa es la estrategia que aplicará el Grupo de Coordinación Guerrero, para proteger a los alumnos y maestros y recuperar la normalidad de las clases en esa zona. 
El gobernador, Héctor Astudillo, anunció que estas acciones serán para reforzar las que ya están en marcha y que también habrá vigilancia cerca de las escuelas para que regresen a clases los estudiantes de las mismas, unas 600 en esta región. 
Como se sabe, son dos bandas del crimen organizados las que tienen en ascuas esta zona, las que están enfrentadas, generando una cantidad de muertos que ya ubican a esta zona como de alta problemática en materia de seguridad. 
A esto se ha sumado la suspensión de clases que han decretado, so pena de muerte para quien contravenga esta ilegal disposición, y que varios transportistas han pagado con su vida.   
En este escenario, el obispo de Acapulco, Leopoldo González González, ha exhortado a los delincuentes que mantienen la ola de violencia en la Montaña Baja que piensen en la niñez y en sus hijos que necesitan ir a la escuela. 
De acuerdo a la información que se maneja, son cerca de 62 mil niños que están sin clases por decisión de las bandas delincuenciales, y que el obispo de Acapulco les pide que piensen en sus hijos y que piensen que ellos también fueron niños, que necesitaron que alguien cuidara y los guiara. 
Ellos, insistió en la misa dominical en Acapulco, y publicada por un medio estatal, tienen niños y tienen familia y como ellos todos los demás hogares tienen a sus pequeños que necesitan escuelas. 
González González se dio tiempo de criticar a los elementos policíacos, quienes han perdido la confianza ciudadana, porque algunos de ellos ha hecho alianza con quienes atacan a la sociedad.   
COMO UNA PAYASADA ES COMO José Inocente Ariza Tapia califica el proceso de selección de quien habrá de coordinar los trabajos de Morena en Acapulco. 
Lo que Ariza señala como una payasada es un enfrentamiento rudo entre dos tribus que se han venido peleando la dirección de este partido y los espacios más importantes.
El último enfrentamiento hasta ahora es por la decisión de impulsar a Adela Román como coordinadora municipal en Acapulco, con el respaldo de una tribu que encabeza César Núñez Ramos y Marcial Rodríguez Saldaña, y en contra de Pablo Amílcar Sandoval Ballesteros y algunos de sus ayudantes, quienes han mostrado alta carga de misoginia en contra de las mujeres de su partido, lo que sin duda los muestra tal como son en realidad.
Algunas mujeres se han quejado de que algunas acciones de sabotaje provienen de Moisés Reyes Sandoval y de Sergio Montes Carrillo para dejar fuera de la participación a Adela Román. Ambos son de la banda de Pablo Amílcar. 

Copyright: Diario 21

e-Paper

VER ACERVO