Edicion : a miércoles, 25 de abril de 2018 Edicion Archivada

Iguala


Por : Jorge Alonso Albarrán Razo 

Juró lealtad al Señor en el templo del barrio de San Juan

Nueva religiosa igualteca hace votos ante Cristo Jesús

Enriqueta Julieta Jaimes Domínguez se convierte en una de las integrantes de la Orden de las Hermanas Josefinas Murialdas, al entregar su vida a partir de hoy, al Proyecto de Dios
 
Iguala, Gro., Febrero 12.- La Parroquia de San Juan Bautista celebró una Eucaristía extraordinaria para ser testigos de la consagración de la Hermana Enriqueta Julieta Jaimes Domínguez, quien la tarde del sábado juró votos perpetuos de pobreza, castidad y obediencia, entregando así su vida al proyecto de Dios.
Acompañada por su familia y representantes de la comunidad de las Hermanas Josefinas Murialdas, así como de los feligreses que atendieron el llamado, la Hermana Julieta recibió el anillo que la desposa con Cristo para toda la eternidad al pronunciar las siguientes palabras:
“Oh, Dios, Padre de inmensa bondad, siempre dispuesta a entregarme a tu amor infinito, actual, tierno y misericordioso que en Cristo me llamas a amarte más íntimamente y a servirte en la Iglesia con humildad y caridad sobre todo, entre la juventud pobre y familias, yo, Enriqueta Julieta Jaimes Domínguez, para que tú Señor me consagres totalmente a ti, en comunión con otras hermanas, en las manos de la vice superiora general, Hna. Cecilia Ferrazza, hago votos perpetuos de pobreza, castidad y obediencia según la regla de vida de las hermanas Murialdinas de San José. A ti, Señor, me abandono, porque tú eres mi Dios, mi amor, mi fuerza y salvación para siempre. Amén.”
Una vez consumadas, la comunidad fue testigo del momento en que la Hna. Cecilia Ferrazza, “en nombre de la Iglesia y de nuestra congregación”, recibió la profesión de fe y le exhortó “a que seas fiel a tus votos hasta el fin”.
En esta Eucaristía fueron concelebrantes los sacerdotes Roberto Landa, provincial de los Josefinos de San Leonardo Murialdo y el Padre José Manuel, presbítero titular de San Juan Bautista, ubicada en el viejo y tradicional barrio de San Juan, de esta ciudad de Iguala.
Otros sacerdotes de la comunidad Murialda acudieron para acompañar la celebración, quienes al finalizar la misa disfrutaron de un banquete en compañía de las amistades más cercanas a la familia Jaimes Domínguez en el Salón Dorado de esta ciudad.
Julieta Jaimes Domínguez, de 42 años de edad, hoy Hermana Consagrada, nació en el Barrio de San Juan. Hija del matrimonio compuesto por Enriqueta Domínguez Sánchez (+) y Camerino Jaimes Bustillos (+), quienes también procrearon a Beatriz, Fernando, Eduardo, Regina, Gerardo y Roberto, hermanos consanguíneos de la religiosa.
La también maestra egresada del CREN de Iguala, dedicó sus primeros años profesionales a la enseñanza de la juventud igualteca, siendo maestra en la Escuela Primaria Ruffo Figueroa. Desde muy pequeña mostró preocupación por este sector de la población y desde la medida de sus posibilidades, siempre la procuró.
Luego de ejercer la docencia por poco más de 10 años, la Hna. Julieta emprendió el viaje que la llevaría a abrazar con fervor los planes de Cristo. Ingresó a la Congregación Josefina de las Hermanas Murialdas para prepararse en el camino de la fe.
Su formación religiosa fue impartida en Italia y a su regreso a tierras mexicanas, dedicó sus mayores esfuerzos a rescatar a niños y jóvenes de las calles, brindando cuidados y apoyando en su formación académica. Hoy, como esposa vitalicia de Cristo, se encuentra en la ciudad de Aguascalientes preparándose y aprendiendo idiomas, pues se avecina su tiempo de misiones.

Copyright: Diario 21

e-Paper

VER ACERVO