Edicion : a sábado, 19 de mayo de 2018 Edicion Archivada

El Mundo


Por : Servicios AINI 

Futuro de cerca de 1.8 millones de dreamers, en manos del Senado de EU

La esperanza de obtener la ciudadanía de 1.8 millones de inmigrantes llevados ilegalmente a Estados Unidos cuando eran niños está en juego desde ayer lunes, cuando el Senado comienza a debatir un gran proyecto sobre inmigración, no exento de obstáculos.
El presidente Donald Trump promete la ciudadanía a todos esos jóvenes, excediendo el número de beneficiarios que contemplaba la oposición demócrata, pero solo a cambio de duras restricciones a la inmigración legal y del financiamiento para construir un muro con México.
La propuesta migratoria del mandatario, publicada a fines de enero, está en el centro de un proyecto de ley que debe presentar un grupo de senadores de la mayoría republicana, y que podría sentar nuevas bases en el sistema migratorio o diluirse en fracaso.
El tiempo corre. Casi 700 mil “dreamers”, que se acogieron al programa DACA, están en riesgo de perder sus protecciones legales el mes próximo.
Ese programa de Barack Obama, que les permitía desde 2012 trabajar y estudiar, fue cancelado por Trump, quien dio al Congreso hasta el 5 de marzo para dar una solución definitiva al tema, si bien un juez federal de San Francisco temporalmente suspendió esa decisión y la Corte Suprema fue llamada a pronunciarse.
El mandatario estadounidense, que durante su campaña presidencial llamó sin cesar a “construir el muro”, ha hecho de la seguridad fronteriza y la lucha contra la inmigración clandestina sus prioridades.
“Si los demócratas quieren un acuerdo, realmente depende de ellos”, añadió.

Copyright: Diario 21

e-Paper

VER ACERVO