Edicion : a domingo, 18 de febrero de 2018 Edicion Archivada

Ciencia y Cultura


Por : Servicios AINI 

Prueba la NASA reloj atómico para navegación en el espacio profundo

Washington, E.U., Feb. 13.- La Administración Nacional de la Aeronáutica y del Espacio (NASA, por sus siglas en inglés) realiza pruebas con un prototipo de reloj atómico para la exploración en el espacio profundo, donde la hora exacta es fundamental para la navegación.
En la actualidad, la mayoría de las misiones se basan en antenas terrestres combinadas con relojes atómicos para la navegación. Los dispositivos de tierra mandan señales a la nave espacial, que, a su vez, regresan la señal, indicó la NASA en su página de Internet.
La agencia espacial estadunidense emplea la diferencia de tiempo entre el envío de una señal y la recepción de una respuesta para calcular la ubicación, velocidad y ruta de la nave espacial.
A pesar de que el método es confiable, los científicos trabajan para volverlo más eficiente. Ya que, una estación terrestre debe esperar a que la nave espacial devuelva la señal, por lo que se pueden rastrear sólo un vehículo, apuntó.
Navegar en el espacio profundo requiere medir grandes distancias usando nuestro conocimiento de cómo las señales de radio se propagan en el espacio”, indicó el científico del Laboratorio de Propulsión a Chorro (JPL, por sus siglas en inglés) de la NASA, Todd Ely.
El investigador principal del Reloj Atómico de Espacio Profundo (DSAC, por sus siglas en inglés) agregó que navegar de forma rutinaria requiere mediciones de distancia de hasta un metro o más.
Dado que las señales de radio viajan a la velocidad de la luz, eso significa que necesitamos medir su tiempo de vuelo con una precisión de unos pocos nanosegundos”, dijo.
“Los relojes atómicos lo han hecho de manera rutinaria en el terreno durante décadas. Hacer esto en el espacio es de lo que se trata”, subrayó.
La NASA reveló que las naves con esta nueva tecnología no tendrán que depender del seguimiento bidireccional, ya que una podría usar una señal enviada desde la Tierra para calcular la posición sin regresarla y esperar órdenes desde el suelo, proceso que puede tardar algunas horas.
La innovación también permitiría que las estaciones en tierra rastreen varios satélites a la vez cerca de áreas como Marte, abarrotadas de misiones científicas de esa agencia espacial.
El prototipo de reloj atómico es pequeño, con dimensiones similares a una tostadora de cuatro rebanadas, y de baja masa, contrario a los de las estaciones terrestres de la Red de Espacio Profundo que son del tamaño de un refrigerador.

Copyright: Diario 21

e-Paper

VER ACERVO