Edicion : a miércoles, 20 de junio de 2018 Edicion Actual

Opinión

  • PRINCIPAL

Por : Antonio León 

Palabrerío

Cinco de los 11 aspirantes a la presidencia de Iguala, estuvieron en un foro organizado por una universidad particular. Lo único que observé fue una lluvia de ideas, nadie presentó ni siquiera un solo proyecto para resolver alguno de los problemas sustantivos del municipio. Todos hablaron de generar empleo pero no presentaron ni un proyecto para llevar a la práctica su idea. Por cierto, dentro de las obligaciones de los ayuntamientos no está el generar empleo, ¿lo sabrán los candidatos en cuestión?, porque todos hablaron de este tema como si aspiraran a la presidencia de la República.
Las obligaciones de los ayuntamientos son básicamente dos, primero, dotar de servicios públicos a la población de manera eficiente  y expedita, y segundo, administrar los recursos económicos de manera eficaz y con transparencia. Los servicios públicos son: drenaje,  agua potable y red para distribuirla, infraestructura para la corriente eléctrica y alumbrado público, recolección y tratamiento de basura, pavimentación y mantenimiento de calles y seguridad pública. Por esto se me hace ocioso organizar un debate con los candidatos a la presidencia municipal, porque si les preguntan de sus obligaciones sustantivas todos tendrán que decir lo mismo. Por ejemplo, “pregunta”: ¿qué van a hacer en el tema del drenaje? Pues no habría otra respuesta más que, darle mantenimiento constante, instalar tubería donde ya no exista y pavimentar cuando se termine la obra del sub suelo. 
Hablaron de la educación, el trabajo, el tejido social, los derechos de la mujer, las oportunidades para los jóvenes, reactivación económica y demás temas propios para un aspirante a La Presidencia de La República, pero nadie dijo cómo pretende resolver los problemas de los servicios públicos municipales que son de mala calidad, escasos y a veces hasta inexistentes.
En los mítines está peor, porque sólo vociferan arengas incendiarias, o promesas que el creer que se van a cumplir son meros actos de fe.
Pero ya que están metidos en todo los candidatos a la presidencia del municipio de Iguala, ¿qué le dirían a los padres de familia que han perdido su empleo?, ¿a las personas de la tercera edad que se han quedado desamparadas?, ¿a los empleados con esposa y dos hijos que ganan 450 pesos a la semana?, ¿a los niños que almuerzan todos los día un café negro con galletas de animalitos?, ¿a las amas de casa que sólo tienen para darles de comer a sus hijos frijoles todos los días?, ¿a los padres de familia que hay días que no tienen para pagar el transporte público para mandar a sus hijos a la escuela?, ¿a los trabajadores que laboran 12 horas diarias con apenas un sueldo de uno y medio salarios mínimos?, ¿a los que les subieron el costo de la renta y ya no les alcanza para pagarla?, ¿a los que no les alcanza su ingreso para comprar las medicinas de sus enfermos?, pero sobre todo, ¿a esos miles y miles que a pesar de su pobreza, tienen que acudir a las marchas y mítines de los candidatos para aplaudirles, porque si no sus líderes los expulsan de su colonia y les quitan su terreno aunque lo estén pagando?
LA TRISTEZA ES UNA MALDITA EPIDEMIA/ y por desgracia estamos expuestos a ella/ en este país podrido hasta los malditos huesos/ la tristeza llegó a niveles alarmantes/ será mejor que extrememos precauciones/ porque la tristeza tuya, la mía y la de todos/ es un perfecto caldo de cultivo/ para enfermarse de todas las melancolías (Dante Guerra).
Hasta el martes próximo.

Copyright: Diario 21

e-Paper

VER ACERVO