Edicion : a miércoles, 20 de junio de 2018 Edicion Actual

Principal


Por : IRZA 

Debido a amenazas del crimen, la compañía cerró operaciones en esa ciudad

Por inseguridad, se va Pepsi de Altamirano

Chilpancingo, Gro., Junio 12.- La empresa refresquera Pepsi cerró sus operaciones en Ciudad Altamirano, debido a la amenaza del crimen organizado de que serían quemadas sus instalaciones y camiones repartidores en este municipio de la Tierra Caliente por la falta de pago de “cuota”.
Esta es la segunda empresa transnacional que en menos de tres meses cierra en aquella zona de la entidad, a causa del clima de la violencia criminal.
En marzo de este año el consorcio Femsa, que distribuye el refresco Coca-Cola, uno de sus principales productos, decidió cerrar sus instalaciones en aquella ciudad terracalentana, por el mismo motivo, el cobro de “cuota” y la inseguridad, cuyas bodegas incluso fueron atacadas a balazos.
El cierre de Pepsi en aquel punto del estado afecta a un centenar de trabajadores y a sus familias porque se quedan sin su fuente de trabajo.
Roberto Álvarez Heredia, vocero del gobierno del estado en materia de seguridad pública, confirmó que Pepsi dejó de operar, al menos temporalmente, en Ciudad Altamirano y todos los municipios de la Tierra Caliente en donde se distribuyen sus productos.
El portavoz dijo que el secretario de Desarrollo Económico del gobierno estatal, Álvaro Burgos Barrera, busca entablar comunicación con los directivos de Pepsi para conocer de primera mano las razones del cese de operaciones.
Álvarez Heredia manifestó que elementos de la Gendarmería Nacional (federal) se han desplazado hacia Ciudad Altamirano y otros municipios de aquella región para apoyar a las empresas, a sus representantes y empleados para evitar que sean víctimas de extorsiones y otros delitos.
El vocero agregó que las instalaciones de Pepsi están cerradas desde el viernes de la semana pasada.
Pobladores de Ciudad Altamirano que prefirieron que sus nombres se omitieran por razones obvias, dijeron que, desde hace unas dos semanas, miembros del crimen organizado pasaron a los tendajones a decirle a sus propietarios que una vez que terminaran de vender los productos de la Pepsi, ya no compraran más, porque de hacerlo, tendrían consecuencias lamentables.
Un grupo de la delincuencia llegó a las instalaciones de la Pepsi y no permitió que la empresa sacara el producto para distribuirlo. “Desde la semana pasada los trabajadores han estado pasando a las localidades para sacar los refrigeradores”.
Las bodegas de la Pepsi en Ciudad Altamirano quedaron vacías, sin productos ni personal.
Mencionaron que, en Ciudad Altamirano, los tendajones sólo tienen permitido vender refrescos de la Coca-Cola que adquieren en la tienda de abarrotes La Bodeguita, la que a su vez compra al mayoreo en Toluca, Estado de México.
Sin embargo, aseguraron que los precios de esa marca de refresco son mucho más altos y citaron como ejemplos que los tendajones venden una Coca Cola de 600 mililitros en entre 18 y 20 pesos, cuando su valor real es de 13 pesos; la de 2 litros cuesta en Ciudad Altamirano hasta 44 pesos, cuando normalmente su costo es de 26 pesos

Copyright: Diario 21

e-Paper

VER ACERVO