Edicion : a miércoles, 20 de junio de 2018 Edicion Actual

Opinión

  • PRINCIPAL

Por : Jesús Lépez Ochoa 

Médula

Manuel Añorve y la campaña del orgullo priísta

La campaña de Manuel Añorve Baños para el Senado de la República es vista como la campaña del orgullo priísta.

En la última elección el PRI de Guerrero solamente alcanzó un escaño de primera minoría mientras que el PRD colocó a los dos senadores por mayoría relativa que corresponden a Guerrero, Sofío Socorro Ramírez y Armando Ríos Piter.

Pero ahora ninguno de los dos sigue en el PRD, Sofío regresó al tricolor y Ríos Piter tras su renuncia al sol azteca y su fallido intento de ser candidato independiente se ha sumado con todo a la campaña de José Antonio Meade Kuribreña por la presidencia de la República.

Es curioso. Comenzamos con dos senadores perredistas y un priísta en el Senado, y hoy tenemos dos priístas y un perredista. 

La situación definitivamente no es la misma de la anterior elección, ya que Guerrero tampoco es gobernado por el PRD. La correlación de fuerzas ha cambiado.

Ante el debilitamiento perredista el PRI decidió contender con una fórmula encabezada por Añorve Baños, un personaje que despierta polémica, con experiencia probada en elecciones complicadas pues recuperó Acapulco para su partido tras nueve años de gobiernos del PRD, pero sobre todo, un priísta de cepa que ha construido una estructura electoral a lo largo y ancho del estado y al que la militancia identifica como su compañero.

Es lógico que un PRI que acaba de recuperar hace tres años el gobierno de Guerrero, empuje con todo para retomar otras posiciones como es el caso de las Senadurías, liderados por un priísta que ha demostrado tener la capacidad para hacerlo, pero que además, es el único al que se le ve haciendo campaña todos los días en busca del voto.

De la perredista Beatriz Mojica Morga de vez en cuando hay alguna noticia pero del candidato de Morena, Félix Salgado Macedonio no se ha sabido nada. 

Las campañas políticas se ganan con trabajo territorial diario y comunicación permanente con el electorado, sobre todo con los indecisos, a través de los medios, si los candidatos no hacen ni una cosa ni otra, lo hacen a medias, simulan hacerlo o de plano no lo hacen, se pueden quedar con las ganas de triunfar. 

Reza la sabiduría popular que santo que no es visto no es adorado y camarón que se duerme se lo lleva la… corriente.

En la percepción del votante, Manuel Añorve Baños se perfila indiscutiblemente al Senado de la República.

[email protected]

 

Copyright: Diario 21

e-Paper

VER ACERVO