Edicion : a miércoles, 20 de junio de 2018 Edicion Actual

Ciencia y Cultura


Por : Servicios AINI 

Impacto del meteorito extinguió el 76% de vida hace 66 millones de años: Estudio

Revelan científicos nuevos hallazgos en cráter de Chicxulub, Yucatán

Ciudad de México, Junio 13.- El impacto del meteorito en el cráter de Chicxulub, en la zona de Yucatán, extinguió a 76 por ciento de la vida en la tierra hace 66 millones de años. El hallazgo y estudio reciente de microfósiles y nanoalgas fósiles marinos ha revelado que la vida se recuperó más rápido de lo que se pensaba.
Un grupo internacional de científicos, entre ellos de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), descubrieron que la vida se recuperó en aproximadamente 30 mil años que, en tiempo geológico, es considerado muy breve para los daños causados hace 66 millones de años por el asteroide que cambió la historia del planeta.
Especialistas estudiaron las rocas de la zona del impacto en el cráter Chicxulub, en la península de Yucatán, e identificaron y trabajaron con microorganismos marinos que los llevaron a la anterior afirmación y que serán publicados en la revista Nature Research.
La geóloga Ligia Pérez Cruz, del Instituto de Geofísica de la UNAM, explicó en conferencia de prensa que el estudio de los microorganismos en las rocas les permitieron los nuevos hallazgos y explicó que se trata de organismos pequeños que tienen “esqueletos” de carbonato de calcio, lo que hace que se hayan preservado en el registro geológico.
Se trata de los microorganismos cocolitos (algas calcáreas), foraminíferos planctónicos (conchitas con carbonato de calcio) e icnofósiles, que gracias a las condiciones de circulación oceánica pudieron ocupar esos espacios para posteriormente diversificarse y evolucionar.
Su existencia fue posible a la productividad del oceáno, es decir, a los nutrientes del mar como hierro y nitrato de fosfato. “Lo que estos microorganismos nos dicen, y es lo que estamos estudiando, es cómo la productividad marina se recuperó en este ambiente afectado por el impacto”, precisó Ligia Pérez-Cruz.
Los microfósiles documentados, que pertenecen a un grupo de microorganismos que hay aún hoy en día en la superficie del agua y en los sedimentos marinos, son evidencia de que otras formas de vida microscópicas llegaron al cráter luego del impacto y sirven como una referencia para reconstrucciones ambientales.
Los hallazgos del impacto del meteorito en Chicxulub se habían centrado, principalmente en términos de divulgación científica, en el grupo de reptiles que dominaban los continentes: los dinosaurios y su proceso se extinción. Sin embargo, la investigación reciente y de la que dieron cuenta los expertos de la UNAM brinda nueva información.
Las poblaciones de microorganismos marinos fueron las que sufrieron las tasas de pérdida más altas, y se calcula que más de 90 por ciento de los foraminíferos se extinguió. Las especies reportadas ahora son distintas a las que estaban y los científicos continuarán analizándolas para complementar el modelo de edad, y definir con mayor precisión las tasas de sedimentación en un contexto regional del Golfo de México.
“Los resultados permiten entender las causas y efectos de las extinciones en la desaparición masiva del fin del Mesozoico, y son de interés para comprender otras extinciones masivas, conlcuyendo las actuales asociadas a la actividad antropogénica”, consideró el geólogo Jaime Urrutia Fucugauchi, del Instituto de Geofísica de la UNAM.

Copyright: Diario 21

e-Paper

VER ACERVO