Edicion : a sábado, 21 de septiembre de 2019 Edicion Archivada

Opinión


Por : Rafael Domínguez Rueda 

Revista de la Semana


Publicada:  11 septiembre, 2019 -- Actualizada: 11 septiembre, 2019

Nunca había tenido tanto problema para redactar mi artículo como en esta ocasión. El tema obligado: el Informe. Empecé por demostrar las falsedades y encontré 91 aseveraciones que no se pueden comprobar. Además de que iba resultar largo y tedioso, iba a aparecer como tendencioso.


Recordé que el Informe formal que ordena la Constitución fue entregado a la Cámara de Diputados por la secretaria de Gobernación y al consultar el texto resultó que en nada coinciden. Es decir, que el presidente sólo ofreció una mañanera más.


Me extraña que algunos analistas hayan dicho que el evento fue diferente a los anteriores. El acto, como los de Peña, fue en Palacio, fue sólo un discurso, ante invitados selectos; no figuró ningún pobre y sí varios empresarios.


Pese a que el gobierno va mal, la popularidad del presidente está por las nubes. Pero, esto no sólo ocurre en México, también pasa en Venezuela y varios países latinoamericanos.


Ya lo he dicho, así es el populismo. En eso estamos. El populismo es sinónimos de ineficacia y el camino a la dictadura. No hay manera de que esto en que nos embarcamos salga bien…


Empiezan con la conformación de sólidas clientelas electorales y sin enemistarse con las élites económicas, siguen por imponer sus leyes a modo. Quitan funcionarios, cambian reglamentos, bloquean a oposición, todo en su beneficio.


El Congreso de Veracruz destituyó indebidamente al Fiscal. En Quintana Roo, aprovechó la renovación de la Legislatura para apropiarse de la Mesa Directiva, aplicando una ley derogada. En Baja California Sur, Morena creó la Comisión de Vigilancia, la que duplica funciones con la Contraloría Interna. En Tabasco los morenistas aprobaron la “Ley Garrote”. En Chihuahua, Morena retrasó las actividades legislativas para presidir la Mesa Directiva del Congreso local. En Sinaloa postergaron la reducción de diputados hasta el 2024.


Mientras en Baja California el Congreso sostiene la ampliación del plazo de gestión para el próximo Gobernador. Desde luego, todo esto con la aprobación tácita de AMLO; lo que abre la posibilidad de que en 2024, el pueblo “sabio”, pueda ampliar la gestión de quien usted ya sabe…  


La popularidad presidencial no es indicador de buen o mal gobierno. Le decía a un taxista, en Cuernavaca, si defendía con pasión a los gobiernos de Morena porque veía que estaban haciendo las cosas bien.  A lo que me contestó: “Mire, señor, con Cuauhtémoc Blanco y con López Obrador la economía está peor, la inseguridad no se diga y vemos que hay corrupción, pero, por lo menos, éstos roban poquito”.


Lo que corrobora que todos vemos que va mal el gobierno, pero aplauden al presidente. Los errores que cometen son descomunales, y no les importa. Por ahora, a la gente, tampoco.


Hasta el día de hoy, ni la crisis por las que ha atravesado, e incluso ha credo el gobierno, le han afectado al presidente: ni Tlahuelilpan, ni el desabasto de gasolinas, ni las protestas de padres por la falta de medicamentos, ni las manifestaciones de descontento de la Policía Federal, ni los crecientes niveles de inseguridad, ni la matanza de Coatzacoalcos, ni el enojo de las víctimas por las desapariciones, ni la postura sumisa frente a Estados Unidos, ni la falta de medicamentos en los hospitales públicos, ni la caída del empleo, ni los trabajadores despedidos, ni el recorte del presupuesto a las guarderías, ni el retroceso en el caso de los 43 desaparecidos de Iguala, ni…


Su discurso es palabra de rey. No importan las cifras, ni los desmentidos, ni la realidad misma, pues su palabra es la única que vale. Sólo la visión de su realidad existe. Y, sin mayor empacho, la vende todas las mañanas y hasta el momento nadie puede con sus datos.


En corrupción van pésimo; no la han frenado. La Secretaría de la Función Pública informó que las denuncias por corrupción se han incrementado 40 por ciento respecto al último año del sexenio anterior. De los 6 mil 469 centros de trabajo donde supuestamente laboran Jóvenes construyendo el Futuro, se constató que sólo existen 763 de un total de 5 mil 439 revisados.


Se canceló el NAIM por estudios del contratista José María Riobóo, quien había concursado para la ingeniería de las pistas y perdió. Pero, ahora está al frente del proyecto de Santa Lucía del gobierno, su socio Riobóo.


El presidente puede tener el 70 por ciento de aprobación, y eso no quiere decir que esté gobernando bien.


Ya se están dando los primeros golpes a la democracia, a los contrapesos del poder e instituciones que el populismo siempre acaba por destruir, porque son incompatibles con su esencia. No pueden coexistir.


En fin, miles de víctimas por homicidios dolosos, decenas de miles huyendo de sus terruños por las extorsiones, maltrato reiterado a las mujeres, robos a granel, actos d corrupción en todos los niveles de gobierno, el crimen organizado no permitiendo cargar gasolina al Ejército, militares golpeados, vejados y despojados de las armas… Yo pregunto: ¿eso no significa que el Estado de Derecho no funciona?

Copyright: Diario 21

e-Paper

VER ACERVO