Edicion : 9431 sábado, 30 de mayo de 2020 Edicion Archivada

Opinión


Por : Enrique Castillo González 

Hotelería de Acapulco

Patrulla de papel


Publicada:  13 enero, 2020 -- Actualizada: 13 enero, 2020

 

 

Hotelería de Acapulco

Si observamos la “infraestructura” hotelera de Acapulco no tardaremos en calificarla así, la alguna vez “escuela de hotelería” del pacífico, agoniza. Entendemos esto; son 246 los hoteles ofertados en el puerto; y decimos, -hay 18 mil habitaciones dispuestas para hospedar-. Una más, el universo hotelero en Acapulco, durante 15 años no ha tenido desarrollo como sí ha sucedido en otros destinos turísticos del país; la anarquía camina ya sobre el mercado del puerto, ¿ejemplos? dentro de la Unidad Habitacional Vicente Guerrero, próxima al aeropuerto, incrustaron una hospedería de 5 estrellas (The One) y una más, la “renta vía app” de casas o habitaciones da duros golpes al hotelería regular.

Dejemos claro algo -los hoteles son la unidad dinámica más importante del sector turístico- y algo más, un hotel es el que dinamiza el destino visitado, un hotel genera empleos, ¡genera impuestos! E incluso cientos de micro empresas hacen las veces de satélite girando alrededor de esas unidades emprendedoras; y va como primera sentencia “en Acapulco no tener hoteles nuevos estanca la situación hotelera”. ¿contrapesos?

Seguimos en Acapulco; dos “Asociaciones” hacen las veces de “cámaras empresariales de hoteles” una es la Asociación Mexicana de Hoteles y Moteles de Acapulco (AMHMA), cuyo liderazgo está en un sui generis empresario, afín a los funcionarios municipales y estales de turismo, Javier Saldívar, entendemos. AMHMA tiene entre sus agremiados a no más de 70 pequeños hoteles en su mayoría de la zona de Caleta/Caletilla y del centro de la ciudad. La otra sociedad es la Asociación de Hoteles y Empresas de Acapulco (AHETA), y no tenemos duda que acá está el grueso de las hospederías de 5 estrellas; ahora, hemos registrado una “operación” truculenta y carente de ética. Sucede que, cuando el Presidente de AHETA se coloca la casaca de líder y señala yerros y hasta delitos de tal o cual funcionario relacionado al quehacer turístico, burócratas de esas secretarías elevan su inconformidad al “propietario” u “operador” del hotel donde el líder hotelero funciona como Presidente de AHETA, eso provoca que el director hotelero sea impactado por un regaño de su patrón. Vaya maneras de operar.

Va la última. Acá lo sustantivo de este apunte es; desde hace años el manejo discrecional del famoso “impuesto al hospedaje (roomtax)” que cae en manos de funcionarios de “turismo” del estado y que es  la tributación que se recarga en un 90% en hospederías de 4 o 5 estrellas siempre ha estado empapado de sospecha, cabe decir que la mayoría de estos hoteles son allegados a AHETA. Por ello, en nuestro think tank tenemos claro que existe malversación en la distribución de esos centavos. Sea entonces.

En pocos años Acapulco ha perdido el liderazgo no solo como destino, ya pocos son los hoteles que alcanzan niveles internacionales de aceptación, de la descalificación solo se salvan Banyantree el complejo “Mundo Imperial” y el Camino Real que reposa entre la Avenida Escénica y la bahía de Puerto Marqués.

Como verá en la Bahía de Acapulco, con excepción del Ávalon, y Hotsson, algunos hoteles esmeran su maquillaje para intentar parecer de 3 o 4 estrellas, (en Caletilla el hotel Boca Chica salva esa histórica playa). Cerremos esto.

Tras una extraordinaria conversación con José (Pepe) Cedano, miembro hotelero de nuestro tanque de ideas, concluimos esto: debido a la agria relación entre las cúpulas hoteleras de Acapulco y el gobierno de Guerrero en las próximas elecciones se podrán dar resultados desfavorecedores al partido que hoy hace gobierno en esta entidad, luego entonces, seguramente en los primeros meses del 2020, Héctor Astudillo tendrá que descompadremizar a la Secretaría de Turismo del Estado dándole entonces oportunidad al brother Ernesto Rodríguez para que recupere  los espacios perdidos, y eso tendrá que ser en el muy corto plazo.

Son varios los escenarios, el ideal es que las asociaciones de hoteleros tomen las cosas con seriedad, por ejemplo, un hotel que tiene en su baño jabón Rosa de Venus (jabón chiquito) no puede sentarse con hospederías como “Las Brisas” y/o Mayan Palace, ¡hay niveles! ¿Prospectiva? En Acapulco, dentro de cinco años estaremos viendo cómo los hoteles de 5 estrellas y Gran Turismo, ya en su nueva asociación, le enmiendan la plana a los burócratas de las oficinas de turismo del gobierno.  

Último patrullaje. - Buen augurio para los destinos ecológicos en Acapulco; desde Banyantree se traza un eje de empatía que llega hasta el hotel Los Cormoranes; al hotel más hermoso de México se acerca a los manglares de Los Cormoranes en la Riviera de la laguna de Coyuca, ambas hospederías le dan al verde de la naturaleza un destino.

Balazo al aire. - Convalece la hotelería en Guerrero.

Greguería. - Burocracia fifí por donde la veas,

Oxímoron. - Un cuarto completo

Haiku. - Dame tu mano luna,

              pongo en tu dedo el anillo

              para que solo seas mía

Copyright: Diario 21

e-Paper

VER ACERVO