iguala

  • Milenarios 21

Relaciones efímeras

Milenarios 21


Fecha Publicacion:  martes, 14 de julio de 2020 - 12:32:00 -- Fecha Actualizacion martes, 14 de julio de 2020 - 09:08:47

Por Diana Rocio Sánchez Ayala

En esta hermosa tarde de Domingo, apreciado lector, dispongo a desempolvar pensamientos y una que otra anécdota, ¿con qué fin?; pues con el de compartir, porque si aún no lo sabías querido Milenario, una de las formas de amor más grande proviene del compartir y ya que hoy existe la intención, es para mí un placer redactar para ustedes.

Antes que nada y dando mérito al punto de partida que nos trae aquí, detallaré un poco el contenido del podcast “Entiende tu mente”, emisión disponible a través de la plataforma digital Spotify y con una variedad interesante de temas, entre los que destacan: “Trastorno obsesivo compulsivo”, “El miedo escénico”, etc.

Afable lector ahora que ya sabemos de que va el contenido del podcast, “Sentimiento de Soledad” fue el que removió un poco mis fibras neuronales y es que, en estos tiempos en que ya no se ve lo turbio, sino lo tupido; es importante reflexionar con respecto a las personas que nos rodean, analizando y priorizando con quien compartir la mejor versión de nosotros. Por lo que ya sea familia, amigos o bien pareja, la selección de energía que transmitimos o que se recibe ha de ser cuidada, alimentada y protegida; con el objetivo de que florezca y nos regale un poco de su belleza (similar a lo que obtenemos de una planta al darle mucho amor).

Volviendo entonces a “Sentimiento de Soledad”, me gustaría hacer hincapié en la generación de relaciones profundas o bien en la falta de ellas, pero antes que nada, ¿qué es una relación profunda?; quizá pudiera ser aquella que has tenido con un amigo por un amplio periodo de tiempo, si… pareciera bastante sencillo de entender, ¿no es así?; sin embargo al parecer algo ha cambiado, se han distanciado y no conoces el motivo.

Ahora la pregunta ronda tu mente, ¿será que la relación se rompió?, no precisamente, más bien hay algo que va más allá; posiblemente una etapa nueva inició en la vida de tu amigo(a) o bien puede que tu estés en búsqueda de alcanzar cierto objetivo y que tu energía/mente han optado por el camino de la izquierda, en vez del que ofrecía el sendero a mano derecha, desviándote de esa persona tan querida.

Significa esto que eres egoísta o bien que lo es tu amigo por no incluirte dentro de sus proyectos, ¡no!, en absoluto es así, se trata más bien del sentido nato de evolución; ese que nos orilla a satisfacer ciertas necesidades, y que dependiendo de la percepción del mundo, es distinto para cada persona.

Llegado a este instante, se pudiera pensar que las relaciones tienen fecha de expiración, ¿no crees? y pese a que me gustaría decirte que esta afirmación es falsa, no es así; es decir, ¿podrías recordar al amiguito que tuviste en el kínder y decir que comparten las mismas preferencias que tenían en aquellos años tan tiernos?, o bien, ¿continúas visitando ese bar al que ibas con tu amiga todos los Viernes? es muy probable que en ambos casos la respuesta sea no.

Por eso mi estimado Milenario, si has notado que la relación con tu mejor amigo se ha tornado diferente y sientes que hay una barrera inexplicable, permíteme aclararte un poco el panorama; lo que ocurre (como ya se mencionó) es que la evolución y el cambio los está llevando a horizontes opuestos, lo que en absoluto es malo. Así que en vez de molestarte o de generar sentimientos negativos (sin razón) quédate con todo lo bueno y traslada todo lo positivo en tus relaciones subsecuentes, compartiendo con otros un poco de la luz que te dio ese entrañable amigo.

Y es que, no buscamos intencionalmente que las personas se alejen y por el cariño que les tenemos, tampoco presionamos para que se queden, por lo que frases del tipo “tiene cosas que hacer”; se hacen cada vez más frecuentes cuando excusamos su ausencia.

Volviendo entonces a la premisa que nuestro título trae consigo, ¿las relaciones son efímeras?, pues sí, pero ahora sabemos que no hay nada de malo en ello y que también un poco de soledad siempre nos viene bien; eso sí, como regla básica y cuando el momento adecuado llegue, no dudes ni un segundo en rodearte de individuos que tengan un interés sincero en ti, esto te permitirá crear y establecer relaciones valiosas, sin sentir que hay un desequilibrio (de ambas partes).

Afable lector que te das el tiempo de leer nuestra columna, recibe un caluroso y enorme abrazo de mi parte, ¡nos leemos luego!

Servir Para Amar.
FB/MILENARIOS21

Copyright: Diario 21

e-Paper

VER ACERVO