opinion


Por: Edelmiro Castro Sedano

Desechables


Fecha Publicacion:  sábado, 15 de enero de 2022 - 03:21:00 -- Fecha Actualizacion sábado, 15 de enero de 2022 - 03:36:17

Dentro del presidencialismo mexicano la relación entre el presidente y sus colaboradores obliga a considerar que entre uno y otros cada quien tiene un concepto de la amistad y la lealtad y evidentemente las diferencias afloran cuando los unos son subordinados de el otro como lo demuestran los casos que abordaremos. Andrés Manuel López Obrador, en los tres años transcurridos de su gobierno se han dado salidas abruptas, estridentes, por renuncia, por despido o por agotamiento, no siempre dignas, humillantes y maltratados, desechados o alejados, fueron despedidos sin más.

Alfonso Romo, quien durante la campaña y ya en los primeros días de gobierno fue considerado como el enlace idóneo desde la Oficina presidencial, entre el candidato-presidente y el sector empresarial del país.

Carlos Urzúa ex secretario de Hacienda, era el orgullo de AMLO al anunciarlo como el encargado de los dineros de la Nación, por su trayectoria, capacidad y prestigio. Salió por desacuerdo en el manejo del erario, recordando la frase de Echeverría: “las finanzas del país se manejan desde Los Pinos” y así nos fue; a más de 50 años no nos hemos recuperado.

Julio Scherer Ibarra, operador político de todas las confianzas de AMLO, perteneció al círculo íntimo del presidente; como resultado de las intrigas palaciegas, ahora es investigado y acosado por la FGR de Gertz Manero.

Ricardo Monreal Ávila, líder de Morena en el Senado, eficiente operador de las iniciativas y reforma de la 4T en el Congreso, con trayectoria de más de 25 años al lado del presidente.

Germán Martínez Cázares, brillante político panista nombrado al frente del IMSS al inicio del gobierno, renunció a través de una carta abierta dejando leer entre líneas que no sería un florero en la administración federal. No lo aceptó dignamente. Regresó al Senado como independiente.

Irma Eréndira Sandoval Ballesteros, en la Secretaría de la Función Pública fue a Estados Unidos de América a comprar 500 pipas para atacar el desabasto, nunca se dieron a conocer las pipas como es costumbre entre políticos exhibicionistas; atacada por sus propiedades inmuebles y acusada de traición y ataques a Félix Salgado Macedonio en la lucha por la gubernatura del estado de Guerrero a la que aspiraba su hermano Pablo Amílcar Sandoval Ballesteros.

Olga Sánchez Cordero, ex secretaria de Gobernación, se tiene la idea de que “la utilizó el presidente y la desechó cuando ya no le servía”.

El más reciente renunciado es Santiago Nieto Castillo, ex titular de la UIF, Unidad de Inteligencia Financiera, donde presentó muy buenos resultados neutralizados por el Fiscal Gertz Manero. Así son las luchas palaciegas. Se dieron las intrigas y chismes entorno a su boda en Guatemala con la consejera electoral Carla Humphrey. Santiago Nieto Castillo fue el brazo ejecutor de la política de anticorrupción, ahora es investigado por Gertz Manero y el sucesor Pablo Gómez. Intrigas palaciegas y lambisconerías en competencia.

Arturo Herrera, ex titular de Hacienda, engañado por el presidente para ser gobernador del Banco de México, ahora acusado de dar “adelantos de participaciones federales”. Agárrense los demás.

Copyright: Diario 21

e-Paper

VER ACERVO