opinion


Por: Jesús Lépez Ochoa

*La Federación califica bien al fiscal Zuriel*

Médula


Fecha Publicacion:  lunes, 28 de septiembre de 2020 - 01:16:00 -- Fecha Actualizacion lunes, 28 de septiembre de 2020 - 01:09:48

La violación sexual es uno de los delitos que dejan una dolorosa huella en el ser humano, sobre todo cuando la persona ultrajada es menor de edad. Merece especial atención de las autoridades al grado que existen Ministerios Públicos especializados en dársela, pero no siempre se tiene el interés de los ciudadanos en este tema.

En medio de la pandemia pasaron prácticamente desapercibidas las cifras del informe de violencia contra la mujer del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública del gobierno federal, que comprenden del mes de enero al pasado 30 de junio.

En éstas se observa que Guerrero se colocó como el décimo estado con menor tasa de violaciones sexuales por cada 100 mil habitantes. La tasa de Guerrero es de 4.3, la media nacional de 6.2, la menor la tiene Yucatán con 0.7 y la mayor Quintana Roo con 16.1.

Estas cifras incluyen los casos de violación equiparada y agravada cometidas contra mujeres y hombres.

En los últimos cinco días la Fiscalía General del Estado a cargo de Jorge Zuriel de los Santos Barrila ha logrado sentencias condenatorias de 15 y 21 años para dos acusados de violación, ambos casos sucedidos en Acapulco y contra menores de edad.

Claro que ponerle números a delitos que nadie quisiera que se cometieran siempre puede resultar ofensivo, pero es necesario para evaluar la eficiencia y eficacia de las autoridades.

En este caso las cifras del gobierno federal son las que califican la actuación del fiscal de Guerrero e indican que está combatiendo y manteniendo a raya a los depredadores sexuales para proteger la integridad de lo más valioso que tenemos en nuestro estado, las niñas y los niños. Hay que apoyar denunciando.

*Revolcadero*

¿Qué es lo que teje Manuel Añorve que lo mismo se retrata con el coordinador de los senadores de Morena Ricardo Monreal, con su colega y al igual que él aspirante a la gubernatura Félix Salgado Macedonio, y hasta se da tiempo para defender al delegado federal Pablo Amílcar Sandoval Ballesteros?

Si al PRD lo llamaron el partido de la sangre y la violencia a Morena lo conocen ya como el partido del canibalismo y las denuncias, por la feroz lucha interna entre las facciones prohibidas en los estatutos pero existentes en la real politik morenista.

En un partido que se dice democrático pero se cierra al diálogo y se privilegian las descalificaciones, confrontaciones y desacuerdos llaman la atención dos cosas: 1.- El rumor de que Ricardo Taja buscaría la presidencia municipal por ese partido. 2.- Que Manuel Añorve esté tendiendo puentes, más allá de la buena relación con Monreal y Salgado, al ponerle el hombro a Sandoval Ballesteros, jefe político de una de las facciones dominantes.

Los malpensados dirán que en realidad busca ponerle el pie para que termine de caer luego de la guía inmobiliaria que le han sacado algunos medios nacionales y el fuego amigo que enfrenta, o dar incluso una cachetada con guante blanco con su respectiva lección de oficio político al joven morenista.

Pero no hay que perder de vista y aceptar sin prejuicios que cuando se trata de hacer un tejido político fino, a Manuel Añorve se le da el trabajo de filigrana.


Copyright: Diario 21

e-Paper

VER ACERVO