opinion


Por: Enrique Castillo González

De cuando la Secretaría de Marina, Armada de México hace patria.

Patrulla de Papel


Fecha Publicacion:  jueves, 10 de junio de 2021 - 01:17:00 -- Fecha Actualizacion jueves, 10 de junio de 2021 - 02:18:54


El 7 de junio del 2021 el Estado Mexicano fortaleció su universo marítimo; solo recordar que México es un país favorecido por la naturaleza al ser bañado por 5 mares, entre los que están el Atlántico y el Pacifico y que, en la cintura de su territorio se genera un espacio ideal para ceñir ahí un funcional parque industrial, podemos estar más que agradecidos con Neptuno.

¿Qué pasó el día 7? Pues nada, ese día, por instrucciones de los poderes Ejecutivo y Legislativo de la República Mexicana la Secretaria de Comunicaciones y Transportes efectúa el traspaso de la Coordinación General de Puertos y Marina Mercante a la Secretaría de Marina Armada de México. Es decir, desde ya la SEMAR además de ser la Autoridad Naval, desde es también la Autoridad Marítima; lo que conlleva al mejoramiento de la Seguridad y eso incluye también la logística.

Sabido de eso Fibronio Limón, dueño de una de las cabeceras de nuestro Think Tank, avisa que tomará la columna de la elocuencia de este Think Tank y desde ahí explicará, lo que para la historia de nuestra nación es “la Marina Armada de México”

-El nacimiento de la Marina mexicana, ocurre en forma paralela al triunfo del movimiento de la Independencia de México en 1821-; El alguna vez piscador de cítricos hoy miembro activo de la Infantería Nacional se pone de pie y continúa -en este sentido, aparece por primera vez el reconocimiento explícito de su existencia el 4 de octubre de ese año, con el decreto que publica la organización del recién formado “Imperio mexicano” de Iturbide con sus cuatro ministerios: Relaciones Interiores y Exteriores; Justicia y Negocios Eclesiásticos; Hacienda y el de Guerra y Marina.

A tan solo un mes de declarada la independencia de México- Limón tenía toda la atención-, los españoles intentaron la reconquista; este hecho motivó a Iturbide como primer regente del gobierno provisional de México, a que, aun cuando no contaba con navíos ni artillería de costa, en marzo de 1821 organizara la defensa marítima del puerto de Veracruz, otorgando a voluntarios incluso grados militares. Esta fue la primera misión que cumpliría la Marina de Guerra de la recién formada nación mexicana, la que organizó un bloqueo naval en el fuerte de San Juan de Ulúa frente al puerto de Veracruz.

Después, en febrero de 1822, Iturbide crea la Secretaria del Almirantazgo, y para poder desarrollar esta Fuerza Armada, el 1/o. de julio de ese mismo año autoriza que la “Escuela Náutica” aposentada en San Blas, (Nay)., se establezca como centro de capacitación de los oficiales de la Marina; con lo anterior, ese centro constituye uno de los primeros aposentos educativos de la oficialidad de esta Fuerza.

En el periodo de 1832-1847, y ante las recurrentes invasiones extranjeras, la Armada se conformó como primera línea defensiva del país; de acuerdo a archivos históricos de la Secretaría de Marina, esta fuerza combatió a la Armada de Texas en sus intentos separatistas; enfrentó a la flota del Contralmirante Charles Baudin en la guerra con Francia; mientras que en la Guerra con Estados Unidos de América, la Armada Nacional dificultó el avance de la invasión estadounidense en el Golfo de México, particularmente en el puerto de Alvarado-. Un ruidoso trago de agua nos dio el antojo de beber a todos-.

Sin embargo, la recién formada Armada Nacional, logra desarrollarse hasta 1877 cuando se adquieren: 4 vapores de guerra: Independencia, Libertad, México y Demócrata; 5 cañoneros: Tampico, Morelos, Bravo y Veracruz; 5 buques para transportes: Oaxaca, Guerrero y Progreso; y, 2 buques escuelas: Zaragoza y Yucatán.

Posteriormente, con la fundación de la Escuela Naval Militar en julio de 1897 y la Escuela de Maestranza, se dio un gran paso en la formación de los futuros oficiales marítimos, maquinistas e ingenieros navales; así como del personal necesario para los distintos servicios que eran útiles tanto a bordo de los buques como en las dependencias establecidas en tierra.

Un hecho sobresaliente de su historia durante el movimiento revolucionario, es el descrito por la propia Secretaría de Marina, quién indica que la Armada Nacional permaneció leal al gobierno de Francisco I. Madero y durante su administración operó en contra de las fuerzas revolucionarias en los puertos de Acapulco y Mazatlán, donde, con su artillería, replegaron al enemigo.

Es decir- dice como si quisiera dejar firme su idea -, no hubo dos facciones mexicanas de esta Fuerza Armada enfrentándose entre sí; tal vez, se debe a su poco desarrollo como fuerza, pero también al hecho de que los eventos medulares de la revolución, se realizaron en el centro del país, principalmente en ciudades y zonas aledañas a grandes urbes.

Es así, que al concluir la revolución, el 31 de diciembre de 1917 se publicó en el Diario Oficial de la Federación, la Ley de Secretarías y Departamentos de Estado, estableciéndose que la Secretaría de Guerra y Marina sería responsable de la administración de las Escuelas Náuticas, la Marina de Guerra, los Arsenales y Diques, el Servicio Médico Militar y Naval, la Justicia Militar y la expedición de Patentes de Corso, constituyendo con este evento la entrada de la profesionalización de la Marina en rubros directos con los asuntos marítimos del país.

Ya en el México postrevolucionario, inicia la transformación en forma de la Marina mexicana, apoyada en la experiencia del Sistema Educativo del Ejército, de forma tal que en 1932 se creó la Dirección General de Educación Militar dentro de la Secretaría de Guerra y Marina, como resultado de esta reforma se transformó el nombre de la Academia Naval Militar a la anterior denominación, Escuela Naval Militar”.

Más tarde, en diciembre de 1939, a través del Diario Oficial de la Federación se publica la Ley de Secretarías y Departamentos de Estado, en la cual se destaca la creación del: Departamento de la Marina Nacional segregándose de la Secretaría de Guerra y Marina, con el propósito de que una sola entidad atendiera los asuntos marítimos nacionales; para ello, dispone se fusione los servicios de la Armada Nacional, de la Marina Mercante, de Obras Marítimas, de Pesca e Industrias Conexas y la administración de los astilleros y diques.

Poco tiempo después-, a estas alturas el orador pre témpore era dueño de cada molécula de la logia -en diciembre de 1940, el Departamento de Marina se transformó en Secretaría de Marina; esta acción administrativa, tenía como objetivo primordial el que una entidad se encargara de organizar, administrar y preparar la Armada de México; más tarde, en 1941 es expedido el reglamento interior de esta nueva Secretaría, en el cual se formaliza la creación de la Subsecretaría de Marina, de la Oficialía Mayor de Marina, de la Dirección General de la Armada y el Departamento de Asuntos Jurídicos, dando así una organización más acorde a una Secretaría de Estado.

Ya en el año de 1942, se publicó el Acuerdo Presidencial que decreta que el primero de junio de cada año, se conmemorara el día de la Marina Nacional, para recordar que el 1º de junio de 1917, fue el día en que se aplicó en forma efectiva el Artículo 32º constitucional, que señalaba que para las embarcaciones que enarbolan la bandera nacional, deben de contar con tripulantes que sean mexicanos por nacimiento.

La evolución administrativa de esta fuerza no paró, y el 3 de agosto de 1944 por primera contó con su ley denominada: “Ley Orgánica de la Armada de México”; este precepto legal, describe su organización y de las instalaciones navales en las costas mexicanas. Posteriormente, con el fin de adaptarse a las crecientes necesidades operativas en materia de vigilancia costera y de defensa de la soberanía en aguas nacionales, el 8 de enero de 1952 se reformó esta ley cambiando la denominación de: “Dirección General de la Armada”, por el de: “Comandancia General de la Armada”, constituyéndose así, el primer cuartel general superior de esta fuerza.

Seis años después, en diciembre de 1958 se publicó la Ley de Secretarías y Departamentos de Estado, documento en el que se especifica que las atribuciones de fomento a la pesca que se encontraban a cargo de la SEMAR, se trasladan a la Secretaría de Industria y Comercio; constituye este hecho un gran cambio en las funciones que realizaba, dedicándose a partir de ese momento a tareas más específicas relacionadas con la seguridad de las costas.

Cabe destacar también que el 30 de noviembre de 1970 se crea el Centro de Estudios Superiores Navales, dependiente de la Comandancia General de la Armada, con el objeto de impartir los conocimientos superiores de orden naval, científico y marítimo generales; este centro, hasta la fecha constituye la columna vertebral de la profesionalización de sus cuadros de mando superiores, y sus estudios de posgrado, llegan a ser el paso previo para alcanzar el almirantazgo.

Tiempo después, dentro del proceso de modernización administrativo, esta fuerza el 12 de enero de 1972 tiene otro cambio a su ley orgánica, asumiendo a partir de esa fecha funciones de investigación científica, oceanográfica y biológica de los recursos marítimos; asimismo, se crea y organiza la policía naval; también se observa, que en este cambio inicia la formación de: una comandancia general, regiones, zonas y sectores navales, así como fuerzas operativas, lo que le da a esta Fuerza Armada una organización territorial operativa más funcional.

El 29 diciembre de 1976, se publica la Ley Orgánica de la Administración Pública Federal, en la cual quedaron asentados cambios funcionales para toda esa Administración; constituye este hecho, una gran reorganización administrativa del Estado mexicano en el que la SEMAR transfiere a la Secretaría de Comunicaciones y Transportes todas las funciones relativas al transporte marítimo que tenía asignadas, así como en control de las Direcciones Generales de Operaciones Portuarias y Marina Mercante, de Obras Marítimas y de Dragado; con ello, se dio paso a la adecuación de la estructura básica de la SEMAR y a la publicación de su Reglamento Interior en mayo de 1977.

Casi diez años después, en enero de 1985 se expide una nueva Ley Orgánica de la Armada de México, en donde se considera a los órganos de Justicia Naval; asimismo, la Comandancia General de la Armada cambia de denominación a: Jefatura de Operaciones Navales, y en esa misma fecha, son expedidas sus leyes de ascensos y de recompensas de esta fuerza.

Posteriormente, en diciembre de 1993 nuevamente sufre un cambio su ley orgánica; en él, se observa la desaparición de la Jefatura de Operaciones Navales y las Coordinaciones Generales que tenía adscritas; lo anterior, refleja también la transformación administrativa que enmarcó el comienzo de un nuevo sistema económico en el país, que obligaba a la modernización de sus instituciones.

Después, en los años 2001 y 2007, hubo otra serie de modificaciones administrativas en esta Secretaria, en donde se estableció la Región Naval Central en las instalaciones de la SEMAR, integrándose y entrando en funciones el 1 de abril del 2001; y en el 2007 se crea un Cuartel General para esta Región Naval con sede en la Ciudad de México, reorganizándose nuevamente sus sectores navales enfocados a la nueva política del gobierno federal, en la que incluían a las Fuerzas Armadas en la estrategia de Seguridad Pública.

Ya en épocas más recientes, hubo otra modificación a su ley orgánica en el año 2014, en donde se le asignó a la SEMAR la autoridad en materia de protección marítima y portuaria, búsqueda y rescate, y vertimientos al mar distintos a los de aguas residuales.

Después, El 19 de diciembre de 2016, nuevamente sufren modificaciones las leyes: Orgánica de la Administración Pública Federal, de Navegación y Comercio Marítimos y de Puertos; lo anterior, da como resultado que a partir de esa fecha la autoridad marítima nacional la ejerce el Ejecutivo Federal a través de la SEMAR y que cada puerto del país tendrá una Capitanía de Puerto bajo la administración de dicha Secretaría.

Por último, en diciembre de 2020 se vuelve a reformar la Ley Orgánica de la Administración Pública Federal, la Ley de Navegación y Comercio Marítimos y la Ley de Puertos, con objeto de darle a la Secretaría de Marina mayores atribuciones en la administración, control y vigilancia de las terminales marítimas, entrando en vigor estos cambios el 6 de junio de 2021.

Como se puede observar, esta Fuerza Armada después de su separación de la Secretaria de Guerra y Marina, ha tenido un activo papel en la política participando incluso, en tareas de otras Secretarías de Estado; esto obedece a que como Fuerza Armada ha mantenido una identidad que la hace multifacética, lo que le permitió insertarse como actor activo en diversos campos de la Administración Pública-

Fibronio Limón simula hacer del canto de su mano una daga, corta su garganta con esa dejando fluir enormes simbolismos con eso, y dice –esa es pues la SEMAR de hoy, más, claro, los funcionarios de esa Fuerza Armada saben que el prestigio del Cuerpo General de esa fuerza está siendo observada y en caso de yerros caminarán por la tabla.

Último patrullaje.- Como sea, cuando la Secretaria de Marina colocó a Infantes de Marina en “capitanías”, “aduanas” y Puertos Integrales los resultados fueron los esperados, esperemos que le llegada a buenos puertos siga siendo la constante.

Balazo al aire.- Lo del agua… al agua

Greguería.- El mar y el cielo se ven igual de azules, y en la distancia parece que se unen…

Oxímoron. - la parte baja del cenit

Haiku. - tus largos muslos serán,

el feliz puente,
               

de todas mis caricias

Copyright: Diario 21

e-Paper

VER ACERVO