Opinión


Por: Enrique Castillo González

Tiempo de Peacemakers (Segunda y última parte)

Patrulla de Papel


Fecha Publicacion:  martes, 18 de enero de 2022 - 02:38:00 -- Fecha Actualizacion martes, 18 de enero de 2022 - 02:59:57

-Contestando la pregunta de que si ¿es tiempo de abrir las puertas a los peacemaker?, mi respuesta- dice Limón -es no, por tres razones.

1) El Estado no es el actor que está en disputa con un grupo social en particular dentro del territorio mexicano;

2) Es cierto que existen graves condiciones de inseguridad en algunas regiones del país, pero aun no son rebasadas las capacidades del Estado, incluso, considero que no ha usado toda su fuerza para la contención de los grupos criminales existentes, pero esto obedece a una política publica expresada por el poder ejecutivo que si bien es cierto es cuestionada, aun no me queda claro si podríamos expresar que fracaso, ya que existen estados de la república en los que las condiciones de seguridad muestran signos positivos;

3) Los problemas de inseguridad de México no son privativos de nuestra nación, mientras exista un mercado de consumidores de drogas en el mundo, habrá países productores en los que bandas criminales se disputen plazas rutas, mercados, etc.

Cierro mi intervención- dice Limón -invitando a todos mis compañeros a la tamaliza que estoy preparando para el próximo día de la candelaria… por tragón me salieron 2 muñecos.

-Hindenburg mostró consternación por las últimas palabras de Limón, y no fue por lo intrincado del mapa de ideas trazadas por el sargento, Paul von Hindenburg no entendió el tema ese de “tamaliza” “día de la Candelaria” y las risas finales. Como sea Hindenburg, desde su cabecera habló.

-La historia da testimonio de cómo, al consumarse la Independencia, México quedó en muy lamentables condiciones económicas-. El mariscal prusiano una vez más mostró su conocimiento de la historia mexicana, continuó.

-El comercio con Europa se cerró y los, a partir de entonces, mexicanos, mostraron su cohesión y sinergia al lograr tamaña hazaña.

Unidos los mexicanos lograron la independencia. Pero la posterior lucha por el poder retrasó mucho el desarrollo del naciente país -Paul se puso de pie y, dejando ver el brillo de sus botas, comenzó a caminar alrededor de la mesa-.

-La pacificación en ese México, al margen de quienes la alcanzaron, permitió el intento de su desarrollo y progreso.

Luego de las invasiones e irrupciones diversas al territorio nacional, por motivos políticos y de deuda pública, el país se dividió otra vez. Es así que México nuevamente sufre mutilación territorial, afectación directa a su soberanía y un orden interno inexistente.

Una vez más, los mexicanos divididos, atestiguaron el declive nacional-. Solo el corretear de cuijas sobre los muros interrumpía las reflexiones… Paul caminaba y hablaba.

-En la Revolución, organizados por facciones, nuevamente lucha fratricida, grupos políticos diversos, economía desgastada y gobernanza ausente-.al corretear de lagartija traga insectos se sumaban los pasos del Mariscal, él siguió.

-Todo este repaso general de la historia de México, busca evidenciar que cuando los mexicanos se alejan de la unidad nacional, su seguridad, economía y organización social sufren una terrible contracción. –Hindenburg hablaba, y todos escuchaban-

En tanto que, cuando unidos emprendieron cualquier batalla, el éxito coronó su esfuerzo.

Hoy en este país de mexicanos- acá la voz se leía solemne, -con un gobierno encabezado por quien legal y legítimamente fue elegido por buena parte de quienes votaron, los mexicanos no han alcanzado la unión en su derredor, para mejorar la seguridad ciudadana-.

Por ello- enfatiza Paul, -percibo muy claramente que México está en presencia del día “D” y la hora “H”, para dar la bienvenida a los pacificadores.

No se trata de un objetivo político o sectario- la voz seguía con su misma ropa, solemne. -Hoy, buscar la pacificación es “razón de Estado”-. Dijo y dejó muy claro su dicho.

Es cuestión- dijo con firmeza, -ahí sí, de seguridad nacional. - y aunque Paul vio frente a él rostros con dudas, siguió.

-Es una condición aspiracional de esta sociedad que pretende desarrollarse en armonía-. Y entonces aterrizó una serie de preguntas.

- ¿Quienes podrán lograr la pacificación del país? - pregunta, y responde. -TODOS los mexicanos- y se vuelve a preguntar - ¿Quiénes encabezarán este titánico esfuerzo? - el Mariscal detiene su andar, toma el plumón y sobre el pintarrón escribe. -En términos formales, la autoridad competente. ¿En términos reales? ¡Deberían ser todos los mexicanos al mismo tiempo! Empezando por quienes ahora leen-.

-Y habiendo dejado claro eso ahora pregunta. - ¿Qué hacer? -

Y si, responde -Ese sería todo un tema para más de una patrulla-.

Ya lo veremos, dice y comienza su mutis donde va diciendo.

-Sirva este sencillo planteamiento para provocar en ustedes, compañeros del think Tank, una participación real, ¿Por qué esperar a que “Tata” gobierno lo haga solo?

¡Un soldado en cada hijo te dio!! –otra muestra de que el prusiano conoce a pie juntillas el espíritu de México, más, sigue hablando

-Quienes hablan de soberanía, ¿sabrán qué significa? - se sigue respondiendo -Se trata, nada menos, que del derecho inalienable de cada Estado nación o País, para decidir por sí mismo, cómo conducirse, tanto internamente como en sus relaciones con el exterior; ello sin presiones, y mucho menos imposiciones o inducción de parte de otro Estado. -Acá Paul se detiene y estando entre las columnas de la logia, a la que acá de vez en vez volvemos Think Tank, dice. -Es muy simple.

Yo decido. No me empujes-. Mutis concluido.

Llegando al final de este primer “patrullaje” y sabidos que solo estamos por entrar a lo sustantivo del tema, ahora volteamos a ver a Javier Morlet, pues intuyo que realmente tendrá mucho que agregar.

Último patrullaje.- Indudablemente que, en algún momento de estos patrullamientos tendremos que desarrollar el tema de “Julia Alonso”; esta guerrerense definitivamente se ha convertido en inspiración para todos aquellos que escribimos de “activismo social” que deriva en verdaderos ejercicios de gobernanza, como digo, en uno de estos patrullamientos extenderemos las velas para que el viento del amor y la justicia nos lleven a buenos puertos.

Greguería.- Líbrenme Dioses del síndrome de la hoja blanca…

Oxímoron.- Paz de guerra.

Haikú.- He de vivir en tu voz,

garza querida,

               blanca y espigada

Copyright: Diario 21

e-Paper

VER ACERVO