Opinión


Por: J. David Flores Botello

Hepatitis viral desconocida en niños - Don Chimino

Pediatrucos... y algo más


Fecha Publicacion:  sábado, 14 de mayo de 2022 - 02:45:00 -- Fecha Actualizacion sábado, 14 de mayo de 2022 - 02:52:38

HEPATITIS VIRAL DESCONOCIDA EN NIÑOS.- Las hepatitis agudas se refieren a un proceso inflamatorio difuso del parénquima hepático (hígado), secundario a la respuesta inmune a un agente agresor, los principales responsables son los virus A, B, C, D, E y G  (A-G) que producen una hepatitis aguda difusa, las hepatitis por virus B, C, D y G pueden evolucionar a hepatitis crónica con posibilidades de favorecer el desarrollo de cirrosis hepática o cáncer el hígado (hepatocarcinoma). Otros de los muchos virus existentes y que son causantes de enfermedad sistémica pueden también afectar al hígado produciendo hepatitis aguda  de intensidad casi siempre menor a la que se presenta con los virus A-G como el virus Epstein-Barr, citomegalovirus, herpes simple, parvovirus, otros virus pueden ocasionar hepatitis con menos frecuencia como los echovirus, coxsackie, adenovirus, virus de rubeola, sarampión y varicela, la mayoría de estas hepatitis no evolucionan a la cronicidad y se resuelven en semanas. Las hepatitis virales pueden presentarse de manera asintomática, con síntomas inespecíficos y en pocas ocasiones pueden evolucionar a una forma fulminante con falla hepática aguda con una mortalidad del 80% y en cuyo caso se encuentra indicado un trasplante de hígado como ocurrió en 8 niños de los 108 casos que reportó Reino Unido hace 3 semanas. Los síntomas en los niños con hepatitis aguda de origen desconocido de las cuales se han reportado alrededor de 400 casos probables en el mundo según la OMS (la mayoría detectados en Reino Unido las pasadas semanas) son: ictericia (color amarillento en ojos y piel), vómito, diarrea, fiebre, dolor de abdomen, acolia (evacuaciones de aspecto blanquecino) y transaminasas (enzimas del hígado) hasta 10 veces arriba de lo normal. Antier, la Secretaría de Salud de Nuevo León reportó cuatro casos de hepatitis infantil aguda y ya son casi 30 países que han reportado casos similares, al parecer, este tipo de hepatitis para la cual ya se emitió una alerta epidemiológica en nuestro país, parece estar siendo ocasionada por un adenovirus, no tiene relación con la vacuna anti Covid y amenaza con diseminarse y a seguirnos manteniendo con el Jesús en la boca, sobre todo por nuestros niños ya que esta enfermedad se presenta en niños de 0 a 16 años, con mayor frecuencia (85%) en niños de 1 a 5 años de edad. Hasta el momento no existe tratamiento específico, la forma de transmisión de los adenovirus puede ser al toser, al hablar o gritar o incluso como los virus A-G que pueden contagiarse por la vía fecal-oral, esperemos que esta nueva enfermedad no se vuelva una calamidad precisamente cuando empezamos a cantar victoria sobre el Covid 19 que no se irá pero se volvió menos hostil contra los seres humanos, sobre todo con los  que ya están vacunados con esquema completo y cuentan con dos refuerzos. Esperemos que no se generalice este tipo de hepatitis porque en México no se cuenta con hospitales suficientes que puedan llevar a cabo trasplantes hepáticos, no se tienen los recursos suficientes ni donantes suficientes para ello. Dios nos libre.

DON CHIMINO.- Otro de los problemas que trajo la pandemia jue que la pozolería a onde sabemos ir ya cierran temprano, antes eran las 11 de la noche cuando alevantaban mesas y sillas pero ora que nos reunimos con mis compas y que hizo su aparición Alfredo, apenas iban a dar las 9 y ya ´bían alevantado, tenían media puerta cerrada esperándonos a nosotros que dende  a eso de las 3 de la tarde ´bíamos llegado, tábamos tan contentos y tan intrigados con su historia que nos taba paticando Alfredo que los invité a todos a mi cantón a seguir con la reunión, con nuestros cubres bocas puestos agarramos p´al Otso  de la esquina a onde mercamos platos y vasos dechechables, unas bolsas de papas, chincharrones, cacaguates, cuatro sits de cheves, cinco aguas de 750, una bolsa de hielo  y cuando íbamos a pagar llegó Alfredo cargando una canastilla con unos atunes, un paquete de tostadas, dos paquetes de jamón, una lata de chiles jalapeños, un frasco de salsa macha, un queso parmesano derrondo como de medio kilo, un frasco de queso parmesano rayado, tres aguacates (no supe de donde los sacó), una cebolla, tres jitomates, un paquete grande de pan integral tajado, una mayonesa, “vaya haciendo una sola cuenta por favor señorita” le dijo a la cajera y le pidió un mezcal de nombre 500 conejos, ella le dijo que si quería del de 530 pesos o del de 639, él le dijo que el añejado, yo y mis compas Chón y Flor al ver que iba a ser un cuentón nos hicimos los desentendidos, empezamos a pajarear pa todos lados no juera siendo que quisiera coperacha, “¿no falta nada?, ¿algo más que quieran llevar?” Nos dijo, a mi no me gusta ser encajoso pero me gusta ser buen anfitrión asina que le dije, si quieres unos pistaches, unas nueces de la india pa botanear, mientras jue por ellos yo jui por un paquete de servilletas y dos cocas laits de las que toma mi Puchunga, la cuenta jue de casi tres mil pesos, sacó una tarjeta de crédito, firmó y ¡listo!, como ya no dan bolsas naylas que sabían dar pa echar las cosas apenas pudimos acarrear todo en las manos, mi compa Vitorio no nos pudo ayudar porque se ´bía quedado ajuera del Otso hablando con mi comadre Salomé que dende hacía rato le bía llamado diciéndole que a ver a qui´horas se iba pa su casa porque viven en Toxpan, nos dijo Vitorio que ya taba entrando su vieja por la calle de Bandera Nacional, que le dijo que no se moviera de onde taba, yo, abrí la cajuela de mi Forcito que lo tenía estacionado a media cuadra, metimos todas las cosas, esperamos a que pasara por Vitorio mi comadre, cuando llegó manejando una camionetita mi compa alevantó los hombros,  a través de su cubre bocas pude ver que le se dibujó en su cara un puchero, se despidió de puñito de nosotros, yo jui el últimas del que se despidió y me dijo en corto “Mañana temprano te llamo para que me platiques lo de Alfredo compa, por fa”, yo te llamó compa porque no sé a qué hora váyamos a terminar le dije y se metió carrera pa´dentro pues la comadre se ´bía estacionado del otro lado de la calle tapando el paso de las combis que le pitaban pa que se moviera, se jueron y como yo era el conduptor resicnado y desicnado me los llevé a los tres pa mi cantón, cuando llegué me estacioné enfrente, abrí la puerta del zaguán, le eché cloro a una charolita pa que áhi pisaran y  asina matar los virus que traiban en sus zapatos, mi Puchunga ya nos taba esperando con una mesa y sillas que acababa de limpiar, había preparado en un tazón grande de vigrio botana con pepino, mango y jícama con chile pa pozole espolvoriado ensartados con palillos de dientes y en un tazoncito  lo mismo pero sin chile porque me taba cuidando, por mi úlcera en el estógamo y porque taba tomando 4 medecinas distintas no podía comer chiloso ni menos una gota de alcohol, “¿trajiste las enchiladas?” fue lo primero que me preguntó, claro que sí mi amor, le dije, vamos a subir la mesa, las sillas y luego bajamos del coche las cosas que traemos, primero te doy las enchiladas, las sacas de la bolsa y las metes al microondas por favor, lo demás yo me encargo de sanitizarlo con el fá y el cloro, las cervezas las meteremos en la barrica grande donde le echaré la bolsa de hielo que traemos, voy a necesitar la otra mesita derronda pa prepararles unos sánwiches y unas tostadas allá arriba pa no tar subiendo y bajando, asina le hicimos, después de saludar a mis compas y a Alfredo de puñito se jue a desocupar la mesa derronda que usamos pa planchar, después de que subimos a la azotea todo lo que mercamos bajé a la cocina por unas cucharitas pa las salsas, se me acercó mi Puchunga y me preguntó si ya nos ´bía dicho Alfredo en qué quedó lo de los mensajes pecaminosos que descubrió en su teléfono de su mujer, le dije que no, que en eso mero tábamos cuando cerraron la pozolería y… ándales ya me colgué de nuez, ora jue de puro bla, bla, bla  pero pa l´otra nos vamos direpto a la pática de Alfredo que ya se ´bía servido su mezcal mientras mis compas le entraban duro a la botana, áhi nos pa l´otra, graciotas.

Copyright: Diario 21

e-Paper

VER ACERVO