opinion


Por: J. David Flores Botello

Bómicron - Don Chimino

Pediatrucos... y algo más


Fecha Publicacion:  sábado, 15 de enero de 2022 - 03:05:00 -- Fecha Actualizacion sábado, 15 de enero de 2022 - 03:34:42

BÓMMICRON.- El próximo 27 de febrero se cumplirán 2 años del primer caso de Covid 19 en México, el primer fallecido por dicha enfermedad fue un hombre de 41 años, diabético, había acudido a un concierto de rock en el Palacio de los Deportes de la Ciudad de México 15 días antes de su muerte que fue el 18 de marzo del 2020, en la actualidad ya suman más de 300 mil los fallecidos y a nivel mundial más de 5 y medio millones de muertes y, poco más del 50% de la población mundial tiene esquema completo de vacunación. El número de casos de Covid-19 tanto en Europa, Asia y América crece exponencialmente, podemos decir que es una especie de explosión viral mundial, la cepa Ómicron es tan contagiosa, tan rápida para actuar que la cuarta ola en México superará por mucho a la tercera ola solo que, afortunadamente, el número de  hospitalizados y de fallecidos no se ha incrementado tanto como el número de infectados, Ómicron pareciera actuar como una vacuna natural que ayudará a formar más anticuerpos y, como se espera, en unos 4-5 meses la pandemia estará controlada. En el momento actual hay un poco de psicosis, nada que ver con las olas anteriores cuando a cada momento sabíamos de alguien muy grave o de algún fallecido, solo que, como el miedo no anda en burro, al saberse enferma la gente corre a hacerse una prueba de antígeno para descartar o confirmar que está enferma y si lo está quiere que se le recete algo, o a su hijo si él es el enfermo, no falta quien les recete un antiviral, un antibiótico, medicamento para la gripa, para la tos o por su cuenta recurren al dióxido de cloro o auto medicarse. Ómicron es tan infecciosa como el sarampión que es una infección de las más contagiosas, su período de incubación es de 2 a 3 días, se llama periodo de incubación al tiempo que tarda en presentarse los síntomas después de haberse contagiado, las otra cepas (Delta, Gama) su periodo de incubación es de 5-7 días, Ómicron tiene preferencia por las vías aéreas superiores no tiene afinidad por los pulmones como las otras cepas (afortunadamente), por eso hay menos agravamientos y como consecuencia menos muertos, con Ómicron una persona es infectante desde 1 a 2 días antes de presentar los síntomas y, generalmente, a los 5 a 7 días de haber iniciado los síntomas deja de ser infectante pues ya no expele virus y por lo tanto el tiempo que una persona con Covid debe aislarse es de 7 días, con las otras cepas la cuarentena era de hasta 14 días, desde luego que el virus no sabe matemáticas (o quién sabe pues ha actuado “inteligentemente”) y no se puede decir que lo anterior es aplicable para todas las personas pero es lo que se ha visto que sucede con esta cepa, incluso en Estados Unidos, los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades a una persona que da positivo a una prueba de Covid 19 se le recomienda: aislarse en casa durante 5 días, si ya no tiene síntomas o sus síntomas están mejorando después de 5 días, puede dejar el aislamiento y salir de casa, debe continuar usando cubre bocas cuando esté con otras personas por otros 5 días, si tiene fiebre debe continuar en aislamiento en casa hasta que se le normalice su temperatura. Se cree que el virus solo es contagioso 5 días y que dura en el cuerpo 7 días, los síntomas más comunes con la variante Ómicron son: Secreción nasal, dolor de cabeza, fatiga leve o severa, estornudos y dolor de garganta o diferencia de las otras cepas que producían tos continua y repentina, fiebre alta, pérdida o cambio del gusto y el olfato. En los próximos días se verá cuántos fallecidos más habrá causados por esta nueva cepa, se sabe que aproximadamente el 70% de quienes fallecen no tenían vacuna. Como si se tratara de una guerra biológica, el SARHS-Cov2 empezó a replicarse en los seres humanos, lenta pero imparable, la peor pandemia en un siglo, los gobiernos confinaron a su población, el mundo se paralizó, el virus continuó su objetivo: introducirse en el cuerpo de todos los seres humanos y, después de varias mutaciones, apareció la cepa Ómicron que como una verdadera bomba atómica biológica (Bómmicron) ha alcanzado su máxima explosión diseminándose en toda la humanidad introducirse a su cuerpo, adivinar su finalidad. Dicen que hay que ser científico para entender teorías científicas no teorías de conspiración, al tiempo.

DON CHIMINO.- La vez pasada les taba yo paticando que una semana antes de las posadas nos juntamos unos amigos compañeros de la misma generación de la secundaria en una comida, se hizo al aigre libre por si las moscas, dos años pasaron pa volver a convivir, nos llegamos a ver por Zun pero no es lo mismo que lo mesmo, no hay nada como un abrazo y una buena paticada con los que son como nuestros hermanos más que amigos, en esos días las cosas no taban ni tantitito cabronas como hoy que hay hartísimas gentes enfermas del mentado virus ese, eran poco los infeptados y ya con dos vacunas puestas más nos animamos a reunirnos, no sé que dijieron ellos de mi pero yo miré que algunos como que dieron el viejazo, se pusieron más canosos, se les miró una que otra arruguita más, uno jue con muleta, otro con bastón y uno en silla de ruedas, pero eso sí, a la hora de mover el bote la mayoría nos paramos a tirar la polilla, todos con cubres bocas. Tocante a lo que nos paticó un compañero que tuvo a puntito de estirar la pata por causa del pinchi virus ese, dijo que tres veces lo sacaron del paro porque se quedó sin otsígeno, dos veces cuando se le tapó con flemas el tubo que tenía en su gañote y la tercera jue cuando, anque taba en terapia intensiva ya taba más mejor, que a través de los cristales paticaba a señas con su esposa y sus hijos, ´bía oyido que los doptores decían que ya mero le iban a quitar el respirador porque sus pulmones taban juncionando mejor, por ratitos lo deconeptaban de la máquina respiradora, cada vez aguantaba más respirando solito, una noche, y pa no variar en la guardia de la misma enfermera de las otras dos veces que lo tuvieron que resucitar, cayó un aguacerazo con un tremendo airal y hartos rayos, jue tanto tiempo y tanta l´agua que cayó que se empezó a meter pa´dentro del hospital, nos dijo que vio la corredera de las enfermeras, de los doptores, de los camilleros, de todos, que primero tratando de sacar l´agua pa juera pero como cada vez se inundaba más comenzaron a llevarse las camillas con los enfermos pa otro lado, con la voz entrecortada nos dijo que apenas iban con el segundo paciente cuando se oyó un tronido y se fue la luz, se empezaron a oyir hartas alarmas de aparatos, por ratos se le hacía un ñudo en el gasnate y a nosotros tambor nomás de verlo y oyirlo, dijo que sintió cuando la máquina a la que estaba coneptado le dejó de inflar los pulmones, se agarró de las orillas de la cama, trató de calmarse y comenzó a resollar solo, pausadamente, sin desesperarse, cuando se prendieron las lámparas de emergencia vio que los médicos y enfermeras taban apurados con unas bolsas con mascarilla inflándoles los pulmones a otros enfermos más pior que él, pasó un minuto, dos, tres minutos respirando calmado pero llegó un momento que quería jalar aigre pero no podía, como ´bía sentido antes que al deconeptar el tubo que tenía en su gañote de la manguera del respirador le entraba mejor el aigre, como pudo se lo chispó, y sí, respiró mejor, no sabe cuanto tiempo pasó pero se le hizo eterno, alcanzó a mirar cómo dos de los enfermitos cayeron en paro y ya no los pudieron resucitar, no podían poner la electricidá porque se chingó un transformador y por peligro de un corto circuito, le comenzó a hacer falta el aigre, por más que le jalaba tratando de resollar nomás nones y nadien iba a verlo porque él era de los menos graves, con lágrimas en los ojos nos dijo que pensó que era su fin, cuando ya se ´bía santiguado como cinco veces, otros dos pacientes cayeron en paro, les taban poniendo descargas eléptricas con esas como planchas cuando sintió que se le escureció el mundo, ya no supo más dél, hasta otro día, para su buena suerte, la enfermera dormilona de otras dos veces, se puso muy lista, con una bolsa que coneptó a su tubo del gañote le jué inflando sus pulmones arrempujando ella mero su camilla hasta una ambulancia que lo trasladó a otro hospital a onde agún todavía duró dos semanas antes de que lo dieran de alta… ¡pá su mecha! Ya me colgué de nuez, áhi no pa l´otra, graciotas.

Copyright: Diario 21

e-Paper

VER ACERVO