opinion


Por: Alejandro Aparicio

El agua potable

Punto de vista…


Fecha Publicacion:  sábado, 17 de octubre de 2020 - 01:16:00 -- Fecha Actualizacion sábado, 17 de octubre de 2020 - 00:00:41

No se aprecia el valor del agua hasta que se seca el pozo: proverbio inglés. 

La administración municipal de Antonio Jaimes Herrera, está siendo arrastrada por un gran sentimiento plagado de intereses, si no fuera así, el pleito interno por afianzar el proyecto del agua potable, similar a la que tienen en la República Checa, -que tendrá un valor de 45 millones de pesos-, la aprobarán de la manera acostumbrada y por unanimidad. 

Las y los ediles están enfrascados en una disyuntiva. Los que le apuestan a la instalación de la réplica similar a la de Praga, perteneciente a la República Checa, asumen que los igualtecos tienen la oportunidad de hacerse de una potabilizadora, y los que no, consideran que solo basta con darse una vuelta a Cuernavaca, Morelos, para adaptar una potabilizadora que opera en la eterna primavera.

El proyecto del agua potable ha generado opiniones encontradas. La síndica administrativa, Paula Sánchez Jiménez, le apuesta junto con Antonio Jaimes Herrera, que se replique una potabilizadora similar a la que se tienen en el viejo continente, bajo el argumento de que en Praga, el agua del grifo es potable.

Y algo más, que el agua del grifo puede beberse sin ningún problema en Praga. Los parques y otros lugares públicos disponen de fuentes de agua que pueden utilizarse sin problemas para beber de ellas o llenar la botella. 

Sin embargo, la regidora de la Comisión de Obras Públicas, Nancy Lorena Soto Álamo, no está convencida de eso y eso basta para que éste, buscando alternativas en la ciudad de la eterna primavera, Cuernavaca, Morelos. El interés de aterrizar un proyecto del agua potable ha generado intereses. Hay muchas suspicacias. La gente opina y dice muchas cosas y más cuando una administración está a punto de concluir.

Las argumentaciones positivas y negativas se han empezado a generar y no hay quien las pare. Esto, ha generado situaciones incómodas para unos y para otros, y justifican sus acciones parafraseando a Don Quijote: dejad que los perros ladren, que es señal que vamos avanzando, que la gente también revira: justificación no pedida, culpabilidad manifiesta. 

Lo único cierto que la polémica por el proyecto del agua potable incomodó a más de uno, no precisamente por las buenas intenciones, sino por el viaje que los ediles les pagarían a Praga, que naturalmente comprometería a suscribir un convenio. Y como los políticos cuando dicen que no es que sí, la ciudadanía tendrá la mejor opinión. En fin es un simple punto de vista.


Copyright: Diario 21

e-Paper

VER ACERVO