Pasión 21

Su lento caminar, su sentido del humor, querido por chicos y grandes, en sus venas corría la sangre futbolera con la que llegó a la ciudad tamarindera para defender la playera del Deportivo Iguala en donde se ganó el derecho de ser preseleccionado nacional para unos Juegos Olímpicos, ahora el “Chaparrito de Oro”, Graciano Jasso ha partido y su nombre se convierte en inmortal en su segunda casa de los “panzas verdes” de Cañeros.

e-Paper

VER ACERVO