regionales

  • Muerte de artemarcialista desata linchamiento contra Ayotzinapa

Por: Rogelio Agustín Esteban

Usuarios de redes sociales culpan a los normalistas

Muerte de artemarcialista desata linchamiento contra Ayotzinapa


Fecha Publicacion:  lunes, 20 de septiembre de 2021 - 01:11:00 -- Fecha Actualizacion lunes, 20 de septiembre de 2021 - 01:53:13

Chilpancingo, Gro. El deportista Jacinto Palacios Celino, de 45 años de edad, era considerado una leyenda de las artes marciales en el estado de Guerrero, cuando su automóvil fue impactado por un autobús de pasajeros que presuntamente era utilizado por estudiantes de la Normal Rural de Ayotzinapa.

Jacinto y su acompañante, Raquel Acosta Ayala murieron en la carretera, pues el auto compacto en que se trasladaban, de acuerdo con personal de Protección Civil fue arrastrado una distancia de por lo menos cien metros, en el libramiento a Tixtla.

Quedó prensado de las piernas y no pudo abandonar la unidad cuando se incendió, la mujer que viajaba en el asiento del copiloto fue encontrada a la altura de sus pies, como si en el último esfuerzo intentara liberarlo y con ello perdiera segundos vitales. Ambos murieron calcinados.

De los ocupantes del autobús solo se sabe que abordaron otra unidad y que por algunos instantes, a distancia observaron los efectos del choque.

En las pocas gráficas que existen sobre los instantes posteriores al percance, no hay hasta el momento, una imagen que dé testimonio de que alguien haya intentado rescatar a las víctimas, ni siquiera de que se haya luchado por sofocar el fuego.

En las redes sociales de Chilpancingo la información sobre el tema se difunde en dos vertientes:

Hay muchos usuarios que lamentan la pérdida de un destacado campeón de las artes marciales mixtas, ahora convertido en forjador de nuevos valores.

Pero hay usuarios que responsabilizan -sin muchos elementos- a la comunidad estudiantil de la Normal Rural de Ayotzinapa, plantean que se les investigue por el accidente y en algunos casos, se pide el cierre del plantel.

La jornada del domingo, la sociedad de alumnos “Ricardo Flores Magón” de Ayotzinapa solicitó que no se le responsabilice del hecho y manifestó su disposición para coadyuvar en el desarrollo de las investigaciones.

MANCHAN DE NEGRO EL “ANTI-MONUMENTO”
En una expresión de reproche silencioso, aunque sí muy visible, desconocidos cubrieron con chapopote el número 43, alusivo a los desaparecidos de la Normal Rural de Ayotzinapa tras los ataques del 26 de septiembre de 2014.

La mañana del domingo, mientras familiares y amigos se disponían a dar el último adiós al promotor deportivo, desconocidos vertieron sobre el anti-monumento chapopote, lo que pintó de negro las letras originalmente rotuladas en color rojo.

Los usuarios de redes sociales, así como los habitantes de Chilpancingo lo interpretaron como una expresión de rechazo a lo sucedido la tarde del viernes, así como al silencio que durante casi todo el fin de semana guardó la Normal Rural “Raúl Isidro Burgos”.

CELINO, EL CAMPEÓN
Jacinto era originario de Apango, cabecera municipal de Mártir de Cuilapan, y aunque desde su infancia radicaba en Chilpancingo, nunca perdió el contacto con su tierra natal.

Su incursión en el deporte, particularmente en las artes marciales se remonta a finales de la década de los ochentas, cuando tenía 14 años de edad, comenzó a tomar forma en los noventas, con su incorporación a la Asociación Internacional de Full-Contac Amateur, Kung-Do-Lama, fundada en México por Rigo López y traída a Guerrero por Silvestre Soto Contreras.

En Guerrero participó en una larga lista de torneos en diferentes disciplinas, en todos dejó un historial ganador, sus hijos refieren que de manera individual, “Celino”, como se le conocía en el ámbito de las competencias acumuló por lo menos 150 trofeos.

Fue en los torneos internacionales, de Texcoco Estado de México y el Panamericano de Tijuana Baja California, organizados por Kung Do Lama en los que consolidó su imagen como campeón.

Jacinto Palacios fue ganador también en la disciplina de forma o kata, que consiste en hilar con belleza, potencia y velocidad técnicas de defensa personal ante varios oponentes.

Incluso, se le recuerda también como campeón en el torneo de los guantes de oro, dedicado a promover el boxeo y que se organizaba en el antiguo palenque de la feria de Navidad y Año Nuevo.

Como competidor no vivió el auge comercial de las artes marciales mixtas, pero es de los peleadores que le abrieron la puerta a los jóvenes que comienzan a destacar.

Optó por entrenar a jóvenes que sí lograron destacar y que se encuentran en una etapa de franco ascenso.

En la escuela que lleva su sello, Jacinto tiene por lo menos varios campeones de artes marciales mixtas, entre ellos su hija Bibiana, que tiene en su haber cuatro galardones a nivel nacional.

Es considerado uno de los promotores de la Federación de Artes Marciales Mixtas en México y de la Comisión Estatal de Artes Marciales Mixtas, lo que ayudará en mucho a la proyección de las competencias que existen en este ramo.

En los últimos años de su vida se incorporó a Evolutión Combat Systems, junto con otro campeón, Agustín Guzmán Arellano.

En su muro de Facebook, las condolencias son numerosas, la mayoría hacen alusión a su calidad de deportista y sobre todo, a la influencia que como entrenador tuvo en muchas vidas, se relatan momentos en los que ayudó a superar miedos y con el ejemplo mostró el camino para remontar adversidades.

Copyright: Diario 21

e-Paper

VER ACERVO